BLOG
11/02/2021 AUTOR: Salomé Bouzas Morning meeting

Jerome Powell echó un jarro de agua fría en forma de declaración

Benditos bancos centrales y benditos másters de comunicación (o asesores) con los que cuentan sus responsables.

Lo de que el continente muchas veces haya sido casi más importante que el contenido de los mensajes dados por Reserva Federal, Banco Central Europeo o cualquier otra institución es algo bien sabido y constatado desde hace años. Ayer tuvimos un nuevo ejemplo: tras las relevantes subidas de la renta variable en la última semana y la empinación de la curva de tipos estadounidense debido al incremento de las expectativas de la inflación, Jerome Powell, en su discurso en el Club Económico de Nueva York, echó un jarro de agua fría en forma de declaración, al decir que la recuperación económica y, sobre todo, del mercado laboral del país no está tan cerca como se espera. Respuesta casi inmediata con la caída de las rentabilidades de la deuda, sobre todo en la parte más corta y más larga de la curva, con los tramos intermedios mucho más estables. Ergo, ligero aplanamiento de dicha referencia.

En otro orden de cosas, ayer, en la Comisión Europea, se reconoció lo que en esencia viene a ser una mala gestión en la compra de vacunas. Evidentemente no se dijo así: ¿se imaginan a un político asumiendo culpas? ¡Qué risa! La justificación, por no llamarlo excusa, fue el excesivo optimismo en la capacidad de producción de las farmacéuticas. En fin, unos por otros y la casa sin barrer.

Siguiendo en Europa, Alemania desgrana hoy su estrategia “de desescalada” de las restricciones existentes en el país germano desde hace meses. Parece que estas se vayan a alargar tres o cuatro semanas más, pero que empezarán con la apertura de colegios y establecimientos no esenciales. Cualquier retraso en la recuperación de la actividad no será bien recogido por los mercados.

Poco impacto tuvo en los índices la charla telefónica entre Joe Biden y Xi Jinping, la primera, seguro que no la última, del recién estrenado POTUS (President of the United States). Como ya mostró en campaña, Biden no cedió terreno, mostrándose firme en la defensa de la propiedad intelectual y en su postura ante las injerencias chinas en Hong Kong, a lo que Xi respondía dejando claro que los asuntos de soberanía o política interna china eran eso: chinos. La principal diferencia, evidentemente, eran las formas. Biden y Xi no son amigos, ni probablemente lo vayan a ser, pero sí pueden guardar las formas entre ellos y tener una relación cordial.

Finalmente quiero comentarles que muchas bolsas asiáticas se encuentran cerradas por ser víspera del Año Nuevo Lunar. Así, prácticamente carecemos de referencias de la madrugada de hoy, pues además, la bolsa de Hong Kong, que sí operó media sesión, prácticamente se quedó plana.

Buen jueves.

Mª Salomé Bouzas Romero
Analista

Contenido relacionado

¿Tienes alguna pregunta?

Si tienes alguna duda puedes ir a nuestra sección de preguntas frecuentes.
 
También puedes:
 
● llamarnos al 900 827 770 o 917 02 02 74
● enviarnos un mail a tressis@tressis.com