BLOG
29/08/2016 AUTOR: Amílcar Barrios Vilallonga Morning meeting

Jackson Hole

Jackson Hole

Buenos días.

Llegó el simposio de Jackson Hole, centro de reunión en el que los banqueros centrales mundiales aprovecharon para lamerse entre sí por la efectividad de unas medidas no convencionales que nos han evitado entrar en una espiral de deflación global, pero que nadie sabe si han dicho su última palabra.

Claro que el interés no era éste, sino qué, cuándo, cuánto y cómo se expresaban los representantes de la Reserva Federal.

Con más precisión de la que nos tienen acostumbrados, los números uno y dos de la Fed hablaron sobre la siguiente subida de tipos, que ahora tiene más de realidad para unos inversores aún de dulce con tipos cero y dinero gratis. Janet Yellen jugó su papel a dos caras, el del sí pero siempre depende, mientras que el vicepresidente del organismo, Stanley Fischer, habló sin tapujos sobre la posibilidad real de que se produzcan dos incrementos de los tipos oficiales. No fue ese el único mensaje de la presidenta de la Fed, pues además de realzar la necesidad de contar con más margen en el futuro próximo, aprovechó para recordarle al Gobierno que también debe hacer su trabajo para que esto funcione.

El dato de crecimiento de EEUU publicado el viernes para el segundo trimestre, por debajo de la primera estimación, no es ninguna amenaza para el proceso de subida de tipos según parece. El que el gasto público y los menores inventarios sean dos de los mayores detractores del PIB mientras el consumo sigue empujando, puede ser lo que explique tal comportamiento, si bien el descenso de la inversión es con lo que el mercado no termina de verse cómodo, a pesar de que todo apunta a una mejora en el trimestre en curso. Tampoco la confianza de los consumidores (Universidad de Michigan) ayuda cuando cae como es lógico, en este caso debido al empeoramiento en las finanzas personales de los estadounidenses.

También en Europa fue día de publicaciones de PIB. En Francia se confirma la nada, es decir, crecimiento cero para un país ya habituado a caminar por el alambre. Por su parte, el Reino Unido aún puede presumir de crecimiento, correspondiente al trimestre anterior, ya que para éste no se puede esperar nada bueno. Y luego España, donde aunque no hay PIB, sí se sabe que la ausencia de un Ejecutivo no está siendo un impedimento para seguir saliendo de la crisis.

Buen día

Amílcar Barrios Vilallonga
Dirección de Inversiones

Contenido relacionado

¿Tienes alguna pregunta?

Si tienes alguna duda puedes ir a nuestra sección de preguntas frecuentes.
 
También puedes:
 
● llamarnos al 900 827 770 o 917 02 02 74
● enviarnos un mail a tressis@tressis.com