BLOG
26/01/2021 AUTOR: Salomé Bouzas Morning meeting

Los inversores han vuelto a centrarse en los efectos de la pandemia

Hoy comienza la primera reunión de este 2021 de la Reserva Federal estadounidense, de la que, si bien no se esperan grandes novedades en términos de políticas monetarias, lo que no quieren los mercados bajo ningún concepto es que se mencione un posible inicio de retirada de estímulos (tapering), aunque se emplace a 2022 o 2023.

Entendemos que la Fed, en su análisis, tendrá en cuenta el plan de estímulos que los demócratas, y en particular el presidente Biden, llevan días prometiendo y sobre el que ya se está trabajando en el Senado. No obstante y dado que necesitan el apoyo republicano, no parece que vaya a alcanzar los casi dos billones de dólares que se pretendía y que la cuantía será algo menor. Probablemente todo sea bienvenido para Jerome Powell después de tanto predicar en un desierto acerca de la necesidad de que la política fiscal ayudase a la monetaria, pero ahora tiene una aliada confirmada en la nueva administración, pues Janet Yellen ya ha sido confirmada como secretaria del Tesoro.

Da la sensación de que ahora que la inestabilidad política va cediendo (Italia aparte), los inversores han vuelto a centrarse en los efectos de la pandemia. Ayer vivimos una sesión con ánimo pesimista, donde tanto acciones como bonos perdían terreno. De hecho, en Europa son varias las bolsas que ya se han dejado todo lo ganado en el inicio del año. Pero esto no parece ser así en Estados Unidos, donde el Nasdaq se relejaba hasta los 13.500 puntos, nivel en el que los participantes del mercado parecen dar por buenas las valoraciones, reactivando las compras y arrastrando tras de sí a otros índices como el S&P 500. Nuevos máximos históricos, como casi siempre últimamente.

Para finalizar un poco de salseo, porque si nos lo tomamos en serio sería perjudicial para nuestra salud: parece que hay lío entre Bruselas y AstraZeneca. Una cosa es que puedan surgir problemas de producción en las vacunas, cosa que sucedió con Pfizer y no hubo tanto drama, pero es que en este caso la Unión Europea sospecha que la británica ha vendido a otros países las dosis prometidas a los socios comunitarios. Tanto es así, que se ha activado el procedimiento por el cual la Comisión Europea puede revisar todas las exportaciones hechas desde su jurisdicción, lo que incluye las plantas de producción de AstraZeneca. Veremos en qué acaba, pero la situación es, cuando menos, dantesca. Digna de este 2021.

Buen martes.

Mª Salomé Bouzas Romero
Analista

Contenido relacionado

¿Tienes alguna pregunta?

Si tienes alguna duda puedes ir a nuestra sección de preguntas frecuentes.
 
También puedes:
 
● llamarnos al 900 827 770 o 917 02 02 74
● enviarnos un mail a tressis@tressis.com