BLOG
16/03/2017 AUTOR: Amílcar Barrios Vilallonga Morning meeting

Hoy es difícil saber por dónde empezar a escribir

Hoy es difícil saber por dónde empezar a escribir

La verdad que hoy es difícil saber por dónde empezar a escribir, dado que en nuestra condición de europeos quizás deberíamos darle un extra de importancia al resultado de las elecciones holandesas. Sin embargo, bajo la de inversores, probablemente habría que dársela a la Reserva Federal. Ni que contar si el interesado es estadounidense, preocupado poco y cansado mucho por lo que decidamos aquí en las urnas.

Será por la política del continente, pues quién sabe si la victoria del «tradicionalismo» neerlandés puede ser extrapolable al resto de países europeos. Porque ya ha sucedido en otros países que algunos de estos «caudillitos» sobrevenidos se quedaban más lejos de lo que las encuestas venían apuntando. A pesar de que el liberal Rutte podrá volver a formar Gobierno, conviene resaltar que los no-votos para Wilders no han recaído en los partidos de toda la vida, sino en los verdes, pero que con todo, el auge del antieuropeismo es una asignatura que los políticos holandeses deben aprobar. Por su bien y por el de todos nosotros.

Ahora la Fed. Se cumple el guion previsto que lleva los tipos de interés a la horquilla 0,75-1%, por lo que Trump, aunque sufre un contraveto migratorio, ya tiene la primera subida del precio del dinero de su mandato. En realidad no hay nada especial que contar que no sea que no ha habido unanimidad para tomar esta decisión (un miembro prefería el statu quo) y, sobre todo, que el mensaje tampoco se salió de lo convencional, pues la prudencia con la que la Reserva Federal dice que va a proceder para cumplir con las otras dos subidas de tipos previstas para este año elimina el riesgo de un endurecimiento acelerado de la política monetaria.

Como siempre ocurre en estos casos, las consecuencias fueron inmediatas en mercado, hablando en segundos. Pero lo que de verdad llama la atención es la inmediatez, ahora medida en horas, con la que varios bancos centrales, como el chino o el de varios petroestados, se han apresurado a subir sus tipos de interés para evitar salidas de capitales y cualquier atisbo de desestabilización de sus monedas. Muy distinto en Japón, donde el BoJ mantiene la política monetaria intacta y encima con un algo de optimismo de cara a los próximos meses.

Al contrario de lo ahora descrito, la inflación es causa y no consecuencia para alterar los tipos de interés y así se expresaron Janet Yellen y el resto del banco central, que ven que los precios se van acercando lentamente hacia su objetivo. Precisamente ayer se publicaba el IPC correspondiente a febrero con cierta alerta, pues así como el general, el que incluye energía, repuntaba ligeramente, el subyacente, el que no tiene en cuenta esa variable, se contraía una décima. La conclusión es que sólo se trata de un dato y de un movimiento muy poco representativo.

Nada más queda hablar del petróleo y otro tipo de guerra, la psicológica, con la que ya no sabe uno si se trata de engañar al mercado o qué se busca. Porque el informe de la Agencia Internacional de la Energía (AIE) establece no sólo que la OPEP está cumpliendo con el compromiso de recortar la producción, sino que también Arabia Saudí lo hace sin fisuras. Pero es que el martes conocíamos que los niveles de extracción de dicho país habían crecido de forma más que notable en febrero, con lo que este cruce de datos hace de la prudencia nuestra aliada respecto al petróleo.

Buen día.
Amílcar Barrios Vilallonga
Dirección de Inversiones

Contenido relacionado

¿Tienes alguna pregunta?

Si tienes alguna duda puedes ir a nuestra sección de preguntas frecuentes.
 
También puedes:
 
● llamarnos al 900 827 770 o 917 02 02 74
● enviarnos un mail a tressis@tressis.com