BLOG
03/02/2020 AUTOR: Jorge González Morning meeting

Fuertes retrocesos en los mercados bursátiles

Fuertes retrocesos en los mercados bursátiles

La semana pasada no fue precisamente buena, ya que estuvo claramente marcada por los fuertes retrocesos en los mercados bursátiles ante el miedo a la extensión del coronavirus aparecido en China.

Las bolsas europeas eran unas de las que peor comportamiento registraban debido sobre todo a la caída del mercado alemán, siendo el español uno de los que mejor aguantaron. En Estados Unidos y Japón, también se observaban números rojos, pero al menos el Nasdaq era capaz de aguantar las ganancias en el primer mes del año. A nivel de sectores, todos registraron pérdidas en la semana, especialmente el sector energético.

En cuanto a los mercados de renta fija, estos se comportaron según lo esperado, con ganancias tanto en el segmento de deuda pública como en el corporativo de calidad; y pérdidas en el segmento de high yield. Semana negra también para las materias primas (a excepción del oro, que subió un 1% en dólares), sobre todo para el cobre y el petróleo.

El comportamiento tiene sentido. Aún es pronto para que nos planteemos que el coronavirus está controlado, por lo que veremos cómo la actividad empresarial en China se ralentizará y esto se dejará sentir en las cuentas de las grandes compañías y de aquellas más ligadas al ocio del primer trimestre. A la vez, se incrementa el interés por los activos denominados refugio, como el oro y la deuda, por lo que pueda llegar a pasar.

Pero ya veremos cuánto dura esta tendencia, ya que el PBOC está adoptando medidas para proteger su economía del impacto, inyectando liquidez en el sistema financiero y recortando los tipos a corto plazo. Además, las encuestas manufactureras del gigante asiático se mantienen en zona de expansión y muestran cierta recuperación en el componente de perspectivas futuras tras el acuerdo comercial con EE.UU.

En cambio, el dato de crecimiento de la eurozona del pasado trimestre sorprendía negativamente. Si mirábamos en profundidad, podíamos ver que la demanda interna de países como Italia o Francia caía. Por su parte, los datos de IPC reflejan que no hay presión por el lado de los precios y esto permite al BCE mantener una política monetaria altamente acomodaticia. Algo parecido vemos en EE.UU., donde el viernes volvían a confirmarnos la ausencia de influencias inflacionistas, en una economía que disfruta de pleno empleo.

Esta semana conoceremos los datos de PMI, tanto manufactureros como de servicios, así como los datos de empleo americanos, pero la principal referencia seguirá siendo el coronavirus. Por otro lado, las empresas siguen presentado sus cuentas anuales, pero con la incertidumbre sobre el impacto de la crisis médica, todo queda en agua de borrajas.

Buena semana.

Jorge González Gómez
Director de Análisis

Contenido relacionado

¿Tienes alguna pregunta?

Si tienes alguna duda puedes ir a nuestra sección de preguntas frecuentes.
 
También puedes:
 
● llamarnos al 900 827 770 o 917 02 02 74
● enviarnos un mail a tressis@tressis.com