BLOG
15/06/2017 AUTOR: Amílcar Barrios Vilallonga Morning meeting

Un «forward guidance» de manual

Un "forward guidance" de manual

La Reserva Federal demostró ayer lo que es elaborar un forward guidance de manual. Y para demostrarlo ya está el escaso impacto que experimentaron los mercados financieros tras la comparecencia de Janet Yellen. Claro que también hay que pensar en la tendencia a adelantarse en el tiempo, tan propia de los inversores.

1,25% es el nuevo precio oficial del dinero en EEUU desde ayer, por nuestra tarde, porque esta economía, a diferencia de la inmensa mayoría, no solo puede permitirse endurecer las condiciones monetarias, sino que lo necesita. Con esto no había duda, pero sí con lo que pudieran ser novedades de cara a nuevas subidas de los tipos de interés. Ahí es donde la presidenta de la Fed no defraudó al preanunciar de aquella manera que en 2017 se producirá otro incremento. La fecha exacta ya es otra historia, pero no el argumento, consistente en que la actividad está lista para soportarlo.

También había expectativas acerca de la reducción de balance, no porque los mercados necesiten más y más, sino porque dentro de ese forward guidance, los propios miembros del FOMC habían venido adelantándolo. Aún habrá que esperar un poco, pero el comunicado es muy explícito (dentro de las posibilidades) sobre la necesidad, la cantidad y el tiempo que esta herramienta de política monetaria puede tomar en cuanto sea necesario y posible.

El tercer punto de mayor importancia de la reunión es el referente a las expectativas. Tanto las de crecimiento como las de inflación fueron revisadas a la baja para el corto plazo, quizás sin demasiada importancia a la vista de todo lo publicado. Incluso al referirse a los malos datos de inflación publicados ayer mismo, Yellen no les dio ninguna importancia, dejando entrever que la tendencia de normalización de los precios no está rota según la Fed. Todo lo contrario a los mercados, que ya previamente habían recogido las caídas en el IPC y las ventas minoristas, llevando con ello el nivel de los Treasuries hasta mínimos de noviembre… cuando nació el episodio colectivo de excitación de los Trumponomics.

Más allá de las reacciones a los tipos de interés de EEUU, para el día de hoy hay que cambiar (no del todo) el chip para orientarlo hacia los asuntos europeos. En primer lugar, la reunión del Eurogrupo, en la que se debatirá el futuro financiero de Grecia, como se viene haciendo desde 2010. Y en segundo, la del Banco de Inglaterra, atrapado en el dilema de hacer algo contra una inflación que no para de crecer y el no querer disparar contra la línea de flotación del brexit incluso antes de que empiecen las negociaciones.

Buen día.

 

Amílcar Barrios Vilallonga
Dirección de Inversiones

Contenido relacionado

¿Tienes alguna pregunta?

Si tienes alguna duda puedes ir a nuestra sección de preguntas frecuentes.
 
También puedes:
 
● llamarnos al 900 827 770 o 917 02 02 74
● enviarnos un mail a tressis@tressis.com