BLOG
30/10/2015 AUTOR: Amílcar Barrios Vilallonga Morning meeting

Final de la política de hijo único

Buenos días.

La publicación de la primera lectura del PIB del tercer trimestre de EEUU dio un argumento favorable para por fin subir tipos, algo desconocido por muchos actores del mercado u olvidado ya por otros. Aunque el dato fue una décima inferior a lo previsto, esto viene en gran medida explicado por la fuerte reducción de los inventarios, que respecto a hace un año, restan por sí solos casi un punto y medio. En positivo se sitúa el consumo, que aunque ha descendido muy ligeramente, muestra que su marcha poco tiene que ver con la de una industria penalizada por el dólar y la ralentización emergente. Con esto y el mensaje expansivo de la Reserva Federal del día anterior es como se entiende el repunte en rentabilidad de todos los bonos del globo. En un sentido radicalmente opuesto, la inflación PCE (price consumer expenditures), general y subyacente, también desciende, a pesar de que no fue suficiente para contrarrestar las ganas del mundo inversor por empezar la normalización de las políticas monetarias de la locura.

Más de bancos centrales, pues el BoJ acaba de mantener intactos los tipos y un programa de compra de activos que hasta la fecha no ha conseguido su objetivo de situar la inflación en el 2%. Es más, también hemos conocido el IPC sin energía correspondiente a septiembre, que alcanza el 0,9%, aunque el que sí que la incluye está en terreno negativo. De todas formas no hay un exceso de optimismo en este sentido desde la autoridad monetaria, pues las previsiones sobre el nivel de los precios han sido revisadas a la baja, con o sin costes energéticos de por medio.

En Europa la atención estaba más íntimamente ligada a fundamentales de los mercados financieros, tanto positivos como negativos. Entre los primeros siguen destacando las buenas perspectivas para los próximos meses, refrendadas esta vez con un nuevo, aunque ligero, incremento de la confianza económica en la zona euro. Peor van las cosas por el lado de la (no)inflación, con Alemania en el 0%. En materia de resultados tampoco ha habido mucho que celebrar al conocerse que Deutsche Bank cancela el dividendo los próximos dos años y se ve obligada a prescindir de varios miles de empleos … y mientras, el Bundesbank atacando a la banca española.

Ante de cerrar la semana, recordar las primeras conclusiones del 13º Plan Quinquenal del PC chino encaminado a la liberalización económica del país, dentro del cual, de momento destaca el final de la política de hijo único (elevado a dos) para hacer frente a los nuevos desafíos de una sociedad que ha dado un giro radical en los últimos treinta años.

Buen fin de semana.

Amílcar Barrios Vilallonga
Dirección de Inversiones

Contenido relacionado

¿Tienes alguna pregunta?

Si tienes alguna duda puedes ir a nuestra sección de preguntas frecuentes.
 
También puedes:
 
● llamarnos al 900 827 770 o 917 02 02 74
● enviarnos un mail a tressis@tressis.com