BLOG
26/07/2017 AUTOR: Amílcar Barrios Vilallonga Morning meeting

La esperada y temida reducción de balance

La esperada y temida reducción de balance

Los bancos fueron los grandes impulsores del buen comportamiento de la bolsa en el día de ayer, si bien la avalancha de resultados no venía por ese lado, sino por la industria.

Así, compañías como Caterpillar o AT&T (esta última a medias) fueron las sorpresas positivas de la sesión, en total contraposición al desplome de los beneficios de General Electric. Con una temporada de resultados que está siendo bien recibida en mercado, aún no se pueden extraer conclusiones definitivas, pues son muchas las compañías que están pendientes, un gran número esta semana.

En cualquier caso, por mucho resultado que haya, citas como la reunión de la Reserva Federal que hoy finaliza siempre capitalizan la atención de todos, muy especialmente cuando se espera que el banco central pueda dar alguna pista sobre por dónde puede ir la esperada y a la vez temida reducción de balance. Por lo que al BCE respecta, uno de sus pesos pesados hizo unas declaraciones contundentes ayer con las que alejaba en el tiempo el inicio del tapering, alegando que a la inflación aún le queda mucho camino por delante.

Algo similar sucede con la política, que tanto ha hecho a favor y en contra de los mercados. Aunque la trama rusa no se le deja de atragantar a la Administración Trump, ayer se le abrió una pequeña ventana a la esperanza de reformar el Obamacare con lo que parece un inicio más dialogado de querer hacerlo. Que se inicien negociaciones no solo es positivo, sino que abre la mente a posibles nuevos cambios, pero quizás los inversores hayan aprendido a actuar con prudencia.

A las subidas siempre les ayuda una buena batería de indicadores económicos al alza, mejor aún si se trata de expectativas de que las cosas pueden ir a mejor. En Alemania el IFO y en EEUU la confianza de los consumidores así lo hicieron, en ambos casos, además de subiendo, batiendo unas previsiones que apuntaban a la baja. Pero lo verdaderamente positivo, especialmente en el caso alemán, es que el nuevo máximo histórico del IFO viene a amortiguar el descenso que habían presentado los PMI compuestos el lunes.

Por último queda la gran farsa posterior a cada reunión en la que la OPEP acuerda comprometerse a algo que siempre incumple. Y es que el precio del barril subía ayer con fuerza, aunque siendo justos, buena parte de ese impulso se debía a la fortísima reducción de los inventarios de EEUU la semana pasada, concretamente cuatro veces superiores a lo esperado. Pero no nos dejemos engañar, los problemas de oferta siguen y por mucho tiempo, ahí.

Buen día.

Amílcar Barrios Vilallonga

Dirección de inversiones

Contenido relacionado

¿Tienes alguna pregunta?

Si tienes alguna duda puedes ir a nuestra sección de preguntas frecuentes.
 
También puedes:
 
● llamarnos al 900 827 770 o 917 02 02 74
● enviarnos un mail a tressis@tressis.com