BLOG
02/08/2017 AUTOR: Amílcar Barrios Vilallonga Morning meeting

Érase una vez…

Érase una vez...

Incluso se habló de que podría caer hasta el 0,9 por tal y cual y aquí y allá.

¿Y dónde ha quedado ahora todo eso? Porque se habla ya más del 1,2 o hasta de tirar hasta el 1,3, porque en esto de marcar tendencias dentro de la última moda nunca faltan aprendices de brujo.

Fijando la atención en el calendario de indicadores es totalmente cierto que el momentum de la economía europea es mejor que la norteamericana, pero tampoco hay que elevarlo exponencialmente que ya sabemos el historial de unos y otros. El PMI manufacturero de la zona euro publicado ayer demuestra que el bloque efectivamente disfruta de una tendencia positiva en términos de crecimiento. El problema llega cuando toca hablar de los precios. Y es que la subpartida de éstos dentro del PMI refleja que se impone la cautela, y cuando esto sucede, las expectativas de que el BCE reduzca el QE se posponen en el tiempo. Cosas del mercado.

EEUU va por detrás ahora porque cogiendo un plazo más prolongado Europa no está en disposición de ni siquiera levantar la voz. El ISM manufacturero de junio descendió una décima de forma inesperada, pero ello no ha despertado ningún miedo viendo que los números que ha venido registrando en los últimos meses son lo suficientemente altos. Algo más de nerviosismo debieran suponer unos gastos e ingresos personales que siguieran sumando más lecturas como la de junio, mes en que se han quedado plano y una décima al alza, respectivamente.

A pesar de todo, la verdadera sorpresa por el lado estadounidense estaba reservada a la inflación. Decíamos hace poco que el deflactor del PIB, una medida de cálculo de precios, con su descenso había contribuido, como los IPC general y subyacente más cercanos, a reducir las esperanzas de que la Reserva Federal suba tipos nuevamente este año. Pues ayer al fin un indicador relacionado, el PCE correspondiente a junio (el que de verdad sigue la Fed) subía una décima en términos interanuales, dándole oxígeno al ala más ortodoxa del FOMC.

Sea Europa o EEUU la cabeza del pelotón, la realidad es que la microeconomía también está diciendo mucho en el comportamiento de los mercados. De ahí el nuevo máximo del Dow Jones, que no del S&P o el Nasdaq, si bien los buenos resultados de Apple, con todavía más beneficio del que se esperaba, es muy probable que impulsen hoy a la bolsa de EEUU, para variar, por el empuje de las grandes tecnológicas.

Buen día.

Amílcar Barrios Vilallonga
Dirección de Inversiones

Contenido relacionado

¿Tienes alguna pregunta?

Si tienes alguna duda puedes ir a nuestra sección de preguntas frecuentes.
 
También puedes:
 
● llamarnos al 900 827 770 o 917 02 02 74
● enviarnos un mail a tressis@tressis.com