BLOG
08/05/2020 AUTOR: Salomé Bouzas Morning meeting

En EE.UU. más de 30 millones de personas han perdido su empleo

Es digno que abra este comentario matinal lo del mercado de empleo americano, sobre todo cuando vivimos en un país con una regulación tan estricta en este sentido.

En España todo son preavisos, indemnizaciones por despido, ayudas a la contratación y al desempleo… No lo entiendan como un juicio de valor, simplemente se trata de un resumen breve y superficial de nuestro mercado de empleo. Esto provoca que España siempre haya mantenido un paro estructural bastante relevante. ¿Que qué es el paro estructural? Pues aquel que mantiene una economía de forma estructural (valga la redundancia) y cuya desaparición o reducción depende de profundos cambios en la organización productiva del país.

Esto Estados Unidos no lo tiene, lo que tiene es un elevado desempleo cíclico, que viene a ser el que se mantiene mientras te cambias de trabajo. Esto también viene fomentado por la gran flexibilidad que tienen las compañías para contratar y despedir empleados. Es parte de su cultura empresarial. Esto es lo que subyace detrás de los datos de destrucción de empleo que estamos conociendo estas semanas en la primera potencia mundial. Más de 30 millones de personas han perdido su empleo desde que comenzaron las restricciones sociales y económicas al otro lado del Atlántico. Por poner en contexto, aquí la población activa la integramos 23 millones de trabajadores. Es como si a toda España la hubiesen despedido en apenas cinco semanas. Pero no se preocupen porque lo bueno que tiene este modelo de empleo es que así como despiden, contratan, por lo que tendremos que estar muy atentos a la evolución de esta variable a medida que se vayan levantando las prohibiciones.

De hecho, como ven, a Donald Trump no le quita el sueño en absoluto y se dedica más a la política exterior. Con una actitud de Dr. Jekyll y Mr. Hyde, porque por un lado ataco a Xi Jinping por su mala gestión en el inicio de la pandemia, pero por el otro me encuentro satisfecho con las conversaciones sobre el cumplimiento de las condiciones de la primera fase del acuerdo comercial.

Y el petróleo sigue subiendo, gracias a la reducción de la producción de los frackers norteamericanos. Nadie esperaba que fuesen a adherirse y cumplir los acuerdos de la OPEP+, pero a nadie más que a ellos (por esto que hemos comentado de que no les tiembla la mano para despedir y cerrar las plantas) les beneficia los precios vuelvan a una… ¿lo llamamos nueva normalidad?

Buen fin de semana.


Mª Salomé Bouzas Romero
Analista

Contenido relacionado

¿Tienes alguna pregunta?

Si tienes alguna duda puedes ir a nuestra sección de preguntas frecuentes.
 
También puedes:
 
● llamarnos al 900 827 770 o 917 02 02 74
● enviarnos un mail a tressis@tressis.com