BLOG
01/02/2016 AUTOR: Amílcar Barrios Vilallonga Morning meeting

El viernes se cerró un mes negro

Buenos días.

 

El viernes se cerró un mes negro en el que muy poca parte del mercado esperaba un comportamiento como el vivido. Y decimos pocos o casi ninguno porque la dependencia del petróleo se ha hecho absoluta y para un mundo inundado en esta materia prima no hay más remedio que el que ofrezcan los grandes productores. Y sumémosle China, cuya industria no ceja en su necesario proceso de desa​palancamiento y caída, como bien demuestra la lectura del PMI manufacturero, todavía y posiblemente por algún tiempo, en terreno de contracción para el sector.

 

También el PIB de EEUU correspondiente al cuarto trimestre ha sido débil, aunque eso era lo esperado. El punto más negativo ha sido el menor consumo, aunque ésta sigue siendo la partida que más aporta en positivo a la actividad real; además de unas exportaciones que lógicamente se ven lastradas por el efecto dólar, así como por unos emergentes no tan boyantes, la trampa de los inventarios empresariales, que tan pronto te quita como te da, son los dos factores que explican el crecimiento del 0,7%. Tampoco fue buena la confianza del consumidor de la Universidad de Michigan, pero en términos relativos, pues se mantiene en niveles elevados, mientras que la gran sorpresa fue el regional manufacturero PMI de Chicago, que pegó un tirón completamente inesperado.

 

Los datos macroeconómicos europeos siguen ahí, es decir, un poco bueno, otro poco no tanto, pero al fin y al cabo no estamos de vuelta al agujero negro de los últimos años. El IPC del conjunto de la zona euro repunta levemente, mientras que el PIB francés se ha resentido de los ataques terroristas en la variable del consumo.

 

De cara a esta semana mucha atención a la presentación de resultados empresariales porque viene cargada. A modo de anticipo dentro de lo conocido el viernes, la estadounidense Chevron ha reflejado el desplome del precio del barril con las primeras pérdidas trimestrales desde 2002, lo que nos ayuda a recordar que un barril más barato también tiene consecuencias negativas, y no sólo en Rusia o en el Golfo Pérsico.

 

Buen día

Amílcar Barrios Vilallonga
Dirección de Inversiones

Contenido relacionado

¿Tienes alguna pregunta?

Si tienes alguna duda puedes ir a nuestra sección de preguntas frecuentes.
 
También puedes:
 
● llamarnos al 900 827 770 o 917 02 02 74
● enviarnos un mail a tressis@tressis.com