BLOG
24/11/2020 AUTOR: Salomé Bouzas Morning meeting

El sector servicios cae por debajo de los 50 puntos

Si al final vamos a tener donde elegir.

Me imagino a la gran mayoría de nosotros, en nuestro turno de vacunación, preguntándole al sanitario encargado del pinchazo que qué vacuna nos está poniendo: si la de Pfizer, si la de Moderna o si la de Astrazeneca. Todo serán risas hasta que le respondan que la Sputnik V (o lo que es lo mismo pero en palabras de Fernando Simón: la de la Unión Soviética). Porque es que ahora todos somos especialistas en porcentajes de eficacia, en características de conservación, en sistemas inmunológicos y en ARN mensajero. Lo cierto es que los resultados conocidos ayer son, eminentemente, una buena noticia, aunque solo sea por el hecho de que vayamos teniendo cada vez más opciones válidas para acabar con esta situación. De hecho, la solución creada por la farmacéutica británica en colaboración con la Universidad de Oxford, además de su eficacia, tiene una ventaja adicional: las condiciones de conservación, que hacen mucho más viable que se pueda utilizar en países emergentes con redes logísticas menos desarrolladas.

El goteo de anuncios desde las farmacéuticas se va recogiendo poco a poco en los índices macroeconómicos adelantados, empezando por los que miden la confianza futura frente a la percepción de la actualidad, que muestran las ganas que tiene la sociedad de volver a vivir de una forma similar a la que lo hacíamos en febrero. Sin embargo, los nuevos confinamientos en varias regiones europeas han sido la gota que ha colmado el vaso para los indicadores de actividad PMI, donde la partida correspondiente al sector servicios caía bien por debajo de los 50 puntos que marcan contracción de la actividad. Francia se llevaba la peor parte, marcando niveles de 38 enteros, en un momento en el que los parisinos siguen metidos en sus casas. Al menos, los manufactureros aguantan un poco el tipo.

Por otra parte, en Estados Unidos, donde han anunciado que puede que empiecen la campaña de vacunación tan pronto como el 12 de diciembre, Donald Trump ha allanado el camino del traspaso de poderes. Sin aceptar una derrota, sí ha mandado, a través de Twitter, como no podía ser de otra forma, un mensaje en el que nos comunicaba que había dado orden a su equipo de seguir los protocolos iniciales para el cambio. Esto sucedía el mismo día que la GSA (la Administración de Servicios Generales) remitía una carta a Joe Biden confirmándole que dará acceso a su equipo a los recursos federales, de forma que pueda comenzar la transición y nombrar a su equipo de confianza. A este respecto, todo apunta a que volverá a escena una vieja conocida por todos nosotros, pues Janet Yellen, expresidenta de la Reserva Federal, se perfila como la nueva secretaria del Tesoro en la Administración Biden. Si hace unos días Kamala Harris se convertía en la primera mujer en ocupar la vicepresidencia de los Estados Unidos, Yellen podría romper esa misma barrera, pues previamente todos en el Tesoro habían sido secretarios y no secretarias.

Y con todo esto, los mercados tranquilos. Esto de que nos dediquemos a descontar expectativas antes incluso de que sucedan hace que cuando el rumor se convierte en noticia y la gente empieza a llegar a la fiesta, nosotros, los que vivimos en un mundo financiero y no en el de la economía real, ya hayamos acabado con la barra libre y estemos levantándonos con resaca.

Buen martes.

Mª Salomé Bouzas Romero
Analista

Contenido relacionado

¿Tienes alguna pregunta?

Si tienes alguna duda puedes ir a nuestra sección de preguntas frecuentes.
 
También puedes:
 
● llamarnos al 900 827 770 o 917 02 02 74
● enviarnos un mail a tressis@tressis.com