BLOG
01/03/2021 AUTOR: Jorge González Morning meeting

El fantasma de la inflación está causando pánico en los mercados de bonos

Ni siquiera el rebote de los valores tecnológicos el viernes impidió que la semana se saldara con fuertes pérdidas en la mayoría de las bolsas mundiales, con una excepción notable: la bolsa española.

Las pérdidas también hicieron acto de presencia en los mercados de renta fija, de forma idéntica en los tres principales segmentos: tanto la deuda pública como la deuda corporativa de calidad y el high yield se dejaron 0,4% durante la semana. El euro, en general, se mostró fuerte frente a las principales divisas.

Las preocupaciones por la inflación, los datos económicos más fuertes de lo esperado, los factores técnicos y los débiles resultados de las subastas se combinaron para llevar la rentabilidad del bono de referencia del Tesoro estadounidense a diez años a alrededor del 1,6% el jueves por la tarde, su nivel más alto en más de un año. Las rentabilidades de los bonos de la eurozona también aumentaron, siguiendo los movimientos de la deuda pública estadounidense. La retórica del presidente de la Reserva Federal Powell desencadenó una fuerte oleada de ventas de bonos en la mayoría de los mercados desarrollados, ya que no logró disipar los temores de que la inflación aumentará durante los próximos meses. Christine Lagarde, presidenta del Banco Central Europeo, y otros responsables de la formulación de las políticas monetarias advirtieron a los mercados que estaban supervisando los movimientos en el mercado y la posibilidad de incrementar sus programas de compras, pero solo conseguían controlar los tramos más cortos de las curvas.

Durante esta semana la agenda viene cargada de datos. La semana comienza con las encuestas de PMI mundiales y concluye con los datos de empleo de EE.UU., intercaladas con comunicados oficiales que incluyen una variedad de informes sobre el PIB, la producción y la inflación de diferentes países.

Incluso en países como Japón, el Reino Unido y la zona del euro, donde las medidas de contención de la COVID-19 se han vuelto a endurecer este año, las economías parecen estar mejor que el año pasado debido, en parte, a una reactivación de la industria manufacturera, que ha ayudado a amortiguar el impacto económico de nuevas oleadas de virus. El aumento del comercio mundial también ha impulsado a muchas economías asiáticas.

Sin embargo, el repunte del crecimiento está acompañado de un aumento de los precios, en particular de los bienes industriales, debido a retrasos casi sin precedentes en la cadena de suministro. Estos retrasos y alzas de precios están vinculados a una demanda que supera la oferta a medida que se asienta la recuperación económica. Por lo tanto, el mercado estará muy atento a los datos de PMI y el grado en que se están desarrollando estas presiones inflacionarias y si podrían estar extendiéndose al sector de los servicios, lo que auguraría un impacto potencialmente mayor en el panorama de precios a largo plazo.

El fantasma de la inflación está causando pánico en los mercados de bonos, y unas rentabilidades más altas pueden originar problemas a los responsables de las políticas monetarias. Esta semana, no tendremos reuniones importantes de organismos monetarios más allá de la del Banco de la Reserva de Australia. Los mercados estarán buscando cualquier señal de que el banco central podría estar vacilando de su compromiso de mantener los tipos de interés bajos durante varios años, tras los recientes signos de presiones de precios marcadamente crecientes y un sólido crecimiento económico.

Buena semana.

Jorge González Gómez
Director de Análisis

Contenido relacionado

¿Tienes alguna pregunta?

Si tienes alguna duda puedes ir a nuestra sección de preguntas frecuentes.
 
También puedes:
 
● llamarnos al 900 827 770 o 917 02 02 74
● enviarnos un mail a tressis@tressis.com