BLOG
30/07/2014 AUTOR: Amílcar Barrios Vilallonga Morning meeting

El desorbitado déficit público

Buenos días.

Prosigue la calma temporal en los mercados a la espera de la batería de datos económicos y empresariales pendientes de conocerse, puesto que la Reserva Federal no se espera que se salga del guión, mientras que el nuevo paquete de sanciones a Rusia, ahora sobre sectores estratégicos, sigue sin tener el calado suficiente para suponer una amenaza para la recuperación económica europea y por ende al resto del globo.

Desde el frente macro, las referencias más importantes del día salieron de EEUU, con un signo marcadamente opuesto. La confianza de los consumidores norteamericanos no es tan sólo positiva, sino que ha alcanzado sus niveles máximos desde octubre de 2007, todo un síntoma de cara al devenir de los próximos meses. La nota negativa la dejó el sector inmobiliario que tantas cifras mixtas nos está dejando, pues el precio de la vivienda para las veinte principales ciudades del país, medido por el índice Case-Shiller, cedió un inesperado 0,31% en mayo.

Noticia especial fue y ha sido esta mañana España. El desorbitado déficit público, el mayor quebradero de cabeza nacional junto con el paro, poco a poco parece estar entrando en cintura después de haber llegado a suponer una seria amenaza para la independencia financiera del Estado. Esta variable, según datos adelantados a cierre de junio, se sitúa en el 2,5%, lo que supone un 19% menos que hace un año. También ha sentado muy bien el crecimiento durante el segundo trimestre del año, dado que ha sido de seis décimas, una más de lo esperado y dos más que en los primeros meses del año. Pero no todo son noticias buenas, pues el IPC ha vuelto a caer a terreno negativo tras haber estado luchando unos meses por encima del cero, y también el FMI, que dentro de su especialidad de pedir y pedir, exige más para reducir desequilibrios y solidificar el mercado laboral.

El sector bancario español ha dado el pistoletazo de salida en la presentación de sus cifras trimestrales. Uno de las grandes, BBVA, ha acusado la ausencia de resultados extraordinarios, lo que ha supuesto ganar un 54% menos, mientras que el Popular también ha reducido su beneficio, pero a costa de reducir la tasa de mora.

De cara al día de hoy ya sabemos las muchas citas pendientes, pero no podemos olvidarnos de la decisión final que adopte el gobierno de Argentina en cuanto al pago de un porcentaje de su deuda y con ello evitar la octava suspensión de pagos de su historia.

Buen día.

 

Amílcar Barrios Vilallonga
Dirección de Inversiones

Contenido relacionado

¿Tienes alguna pregunta?

Si tienes alguna duda puedes ir a nuestra sección de preguntas frecuentes.
 
También puedes:
 
● llamarnos al 900 827 770 o 917 02 02 74
● enviarnos un mail a tressis@tressis.com