BLOG
14/09/2018 AUTOR: Amílcar Barrios Vilallonga Morning meeting

El desafío del banco central de Turquía

El desafío del banco central de Turquía

Jueves de alivio el de ayer para los mercados desde distintos frentes. Que si un banco central, que si la guerra mundial de las tarifas, que si los gobiernos «anuncian» estar plegados a las exigencias presupuestarias que se les exige… Quizá el único pero del día fue el 34% de inflación que está sufriendo Argentina, que llevó al peso a cotizar a mínimos históricos frente al dólar y todavía sin un panorama meridianamente claro.

El gran evento fue el desafío del banco central de Turquía a los deseos divinos de Erdogan, dado que la subida de tipos de seis puntos (hasta el 24%) no solo pilló por sorpresa a los inversores, sino que va directamente contra la línea de flotación de la recuperación económica del país. Dicho esto, la senda de la inflación obligaba a tomar una decisión de este calado, que también ayudará a Turquía a no cerrarse los canales de financiación externa.

Relativamente eclipsado por lo anterior, un hipotético final de la amenaza de guerra comercial a escala global está más cercano que nunca. No es que no lo esperase nadie, pues ya todo el mundo parece haber entendido las tácticas negociadoras de la Administración Trump, pero a buen seguro que las intenciones norteamericanas de alcanzar un acuerdo con China restan ruido a los mercados. Primero México, después Europa, está cerca Canadá y ahora un paso más cerca China, queda la pregunta de cuál será el siguiente fuego de artificio de Trump una vez se hayan redefinido las relaciones comerciales de EEUU con sus socios.

Otro que parece que va, día sí, día no, desdiciéndose de la verborrea de campaña, es el Gobierno de Italia, convertido oficiosamente en enemigo número uno de la estabilidad política y económica del conjunto de la Unión Europea. Di Maio, líder del Movimiento Cinco Estrellas, vino a decir que el actual Ejecutivo no va a hacer que Europa salte por los aires ni tampoco va a «hacer un roto» a las cuentas del Estado. Esperar y ver.

Con tanta novedad y de tanta importancia, las reuniones del BCE y del Banco de Inglaterra quedaron relegadas a la nada. En el caso del primero choca el renovado optimismo por el devenir de la actividad económica al mismo tiempo que revisaba a la baja las expectativas de crecimiento para este año y el que viene, pues de política monetaria se hizo todo lo esperado. Por lo que al BoE se refiere, lo más importante es la afirmación de que el miedo al brexit vuelve a estar presente en los mercados justo cuando un acuerdo con la UE parece más probable de lo que ha sido nunca. Aunque bien visto, jamás hasta la fecha ha habido el más mínimo atisbo de que pudiera haber un divorcio amistoso.

Y ya los datos de inflación de EEUU y Alemania: ni que decir del poco eco que pudieron hacerse, si bien el IPC de EEUU tiene una relevancia más que notable pues su descenso, además de quitarle presión a la Fed, quizás pudiera estar indicando un futuro cambio de tendencia. Por lo que respecta al alemán, más de lo mismo, es decir, presión en precios por la energía y además factores estacionales.

Buen fin de semana.

Amílcar Barrios Vilallonga
Dirección de Inversiones

Contenido relacionado

¿Tienes alguna pregunta?

Si tienes alguna duda puedes ir a nuestra sección de preguntas frecuentes.
 
También puedes:
 
● llamarnos al 900 827 770 o 917 02 02 74
● enviarnos un mail a tressis@tressis.com