BLOG
07/09/2021 AUTOR: Virginia Pérez Palomino Morning meeting

La división en el seno del Partido Demócrata tensa el ambiente en la Casa Blanca

Ayer fue festivo en EE. UU., pero Europa no desaprovechó la oportunidad y el Eurostoxx se anotaba una subida del +1,05%, DAX +0,96% y el CAC francés un +0,80%. El Ibex rezagado, como durante todo este año, se quedó con un +0,21%. Por lo demás vuelta a la normalidad, que incluye: revisar cifras de la pandemia, evolución de las variantes, el exceso de estímulos monetarios y fiscales, el déficit extremadamente alto de los Estados, el desempleo enquistado, resultados empresariales, valoraciones, las iniciativas de la Administración Biden y, por supuesto, las presiones inflacionistas. Esa inflación en bienes y servicios esenciales, que en 17 países de la UE se come el 100% de la subida de los salarios de los tres últimos años, y que está influyendo negativamente en la confianza de los inversores en la actividad económica como mostraba ayer el índice Sentix. La lectura publicada de este índice nos mostraba una cifra en septiembre por debajo de las estimaciones y sensiblemente inferior a la del mes pasado, lo que debería ser tomado como negativo para los mercados y bajista para el euro. Además, es probablemente una prueba más de que hemos visto los máximos de esta recuperación.

No queremos decir que Europa, ni el resto de las grandes economías, hayan entrado en un proceso de contracción, pero es complicado que podamos ver sorpresas positivas adicionales. Nos pasó también el viernes con los datos de empleo en Estados Unidos, que mostraron una debilidad manifiesta en sus cifras de agosto. De nuevo, la expansión del virus se sigue cebando en sectores como el ocio y el turismo, que fueron los motores del empleo en la primera parte del año, y también en el sector educativo ante la duda sobre la reapertura de las escuelas.

La división en el seno del Partido Demócrata tensa el ambiente en la Casa Blanca, que se juega un presupuesto de 3,5 billones de dólares en gasto social. No solo preocupa que esta fragmentación, entre los más progresistas y el resto de miembros demócratas, pudiera llegar a bloquear el presupuesto, sino la amenaza de un veto de los progresistas sobre los 1,2 billones de dólares para el plan de infraestructuras, que Biden considera uno de los logros culminantes de su primer año. No nos olvidemos de que además los demócratas están intentando aprobar la agenda nacional más ambiciosa en la memoria reciente con el margen más pequeño de control del Congreso en dos décadas. Nancy Pelosi ha demostrado a lo largo de los años que es una maga a la hora de superar este tipo de divisiones. De modo que ya saben: a negociar se ha dicho.

Feliz jornada.

Virginia Pérez Palomino
Directora de Renta Variable

Contenido relacionado

¿Tienes alguna pregunta?

Si tienes alguna duda puedes ir a nuestra sección de preguntas frecuentes.
 
También puedes:
 
● llamarnos al 900 827 770 o 917 02 02 74
● enviarnos un mail a tressis@tressis.com