BLOG
07/09/2017 AUTOR: Amílcar Barrios Vilallonga Morning meeting

Dimisión por «motivos personales»

Dimisión por "motivos personales"

Dado que las tensiones de Corea ayer pasaron de largo, aprovechamos para contemplar la consumación del esperpento a todos los efectos del Parlamento de Cataluña, que al menos por el momento no se ha dejado notar ni en los activos españoles ni en la economía de todo el país.

Lo del riesgo político es algo que los inversores ya tiene mascado de más en este 2017 de no sobresaltos.

Lo que sí puede ser más grave, en el caso de pesadez en la digestión, es la comparecencia de hoy de Mario Draghi si el BCE acuerda lanzar un mensaje agresivo que despierte a los mercados del sueño de la liquidez barata en precio, cantidad y calidad. Claro que esa no ha sido la tónica hasta el momento, así que por qué iba a serlo ahora si no hay ganas de estropear la buena imagen que tiene Europa.

Por otra parte y dentro de lo humanamente posible, hay que extraer lo bueno que deja el paso de Harvey, que no es otra cosa que el haber conseguido que Trump, republicanos y demócratas hayan acordado una prórroga de tres meses para los presupuestos federales y el techo de deuda. Más importante aún si se confirma que Irma es todavía peor y que la necesidad de reconstruir las zonas devastadas puede ser aún mayor.

En el aspecto fundamental, la atención se la llevó la futura dimisión del número dos de la Reserva Federal por «motivos personales». No tendría tanta trascendencia de no ser porque Fisher (el dimitido) fuera cercano a Yellen y casualmente crítico con las políticas de Trump, para quien se abren aún más las puertas del control de la Fed. Pero era la publicación del Libro Beige lo que debería haber captado la atención, pues a pesar de que el mensaje sigue prácticamente igual, despierta cierto nerviosismo la debilidad del sector de los automóviles, que no vaya a ser que nos diga algo de más.

Dentro del calendario de indicadores era el ISM de los servicios de EEUU el que más importaba y no fue para menos. Tras la fuerte caída de julio, la recuperación de agosto viene a confirmar que la actividad norteamericana mejora y encima lo hace a costa de que la subpartida de los inventarios caiga, con lo que se amplia el efecto positivo. Y luego la subida de tipos del Banco de Canadá, considerada un verdadero lujo en estos tiempos de «escasez».

Buen día.

Amílcar Barrios Vilallonga
Dirección de Inversiones

Contenido relacionado

¿Tienes alguna pregunta?

Si tienes alguna duda puedes ir a nuestra sección de preguntas frecuentes.
 
También puedes:
 
● llamarnos al 900 827 770 o 917 02 02 74
● enviarnos un mail a tressis@tressis.com