BLOG
13/03/2020 AUTOR: Salomé Bouzas Morning meeting

Día histórico

Ayer fue un día histórico en las bolsas. Probablemente toda esta situación que estamos viviendo vaya a ser histórica, y no me refiero solo al ámbito financiero.

En cuanto a lo que nos ocupa: ya estaban los índices en números rojos cuando la comparecencia de Christine Lagarde propició que, por ejemplo, el Ibex 35 viviese la peor sesión de su historia. Caídas de entre el 10% y 15% en todas las principales plazas comunitarias, cuyos índices de sentimiento se sitúan en niveles de extremo pánico. Lo que hizo el BCE fue volver a alentar a los Gobiernos a aplicar medidas fiscales. Evidentemente también actuó dentro de sus posibilidades: doblando su programa de compra de activos para adquirir deuda corporativa, liberando exigencias de capital a los bancos y rebajándoles sus costes de financiación a través de los TLTRO. ¿Qué fue lo que defraudó? Que no tocó el tipo de depósito y que ante preguntas, respondió que rebajar la prima de riesgo de los países no era un objetivo del BCE. Esto último, muy criticado por líderes políticos, que parece que prefieren aquello de “ver la paja en el ojo ajeno…”.

Wall Street no fue inmune a esta situación y las caídas se acercaron al 10%. De hecho, el S&P 500 sufrió su peor sesión desde 1987. Ni siquiera en el estallido de la crisis había sufrido un movimiento como el de ayer. La corrección de estas últimas semanas ha sido la destrucción de valor más rápida de la historia. Solo hay que ver un gráfico de cualquiera de los índices para hacerse una idea. Ya ven, lo que decíamos al principio: histórico. Lo que están descontando ahora las bolsas creemos que es un escenario muy pesimista y negativo para el futuro de la economía global y, aunque sea evidente que esta pandemia va a tener sus consecuencias, no estamos convencidos de que vayan a ser tan tremendamente agudas como marcan ahora los niveles de precios de los activos financieros.

Una llamada a la calma ante una situación donde lo financiero y económico, si bien importante (y muy relevante cuando el impacto real se traduzca en indicadores muy deteriorados, los cuales, por cierto, tarde o temprano se recuperarán), se queda en anecdótico ante el posible coste humano que esta crisis sanitaria puede tener. Por eso, desde aquí, desde mi casa, abuso de este canal público para enviar mi humilde agradecimiento a todo el personal sanitario de este país, y la fuerza que necesiten para afrontar las próximas semanas. De parte de esta servidora y, sin lugar a dudas, de la de todos aquellos que formamos Tressis.

Buen fin de semana.

Mª Salomé Bouzas Romero
Dirección de Inversiones

Contenido relacionado

¿Tienes alguna pregunta?

Si tienes alguna duda puedes ir a nuestra sección de preguntas frecuentes.
 
También puedes:
 
● llamarnos al 900 827 770 o 917 02 02 74
● enviarnos un mail a tressis@tressis.com