En el Mundo de las Finanzas
hay que estar al día

Lo mejor, dejarse llevar por la corriente

Lo mejor, dejarse llevar por la corriente

Lo mejor, dejarse llevar por la corriente

Comparte este post:
Lo más destacado de la sesión de ayer vino a refrendar el estado de gracia de la economía europea

Nada tan fácil como dejarse llevar por la corriente, sobre todo cuando esta lo hace para bien.

Así son días como el de ayer, en los que no sucede nada especial, pero que nos dejan con la bolsa de EE.UU. alcanzando otro máximo. La macro ya sabemos que bien, por lo que queda comprobar qué nos trae la presentación de resultados del último trimestre del año pasado, que por lo menos en las apuestas cotiza al alza.

Lo más destacado de la sesión vino a refrendar el estado de gracia de la economía europea. Además de que las ventas minoristas señalan el crecimiento del consumo, indispensable si queremos seguir hablando de la progresión de la actividad, los adelantados de confianza son los que de verdad nos deben importar, porque son los que al fin y al cabo nos indican si el PIB sube a futuro o no. Y viendo algunos datos parece que sí, como pueden ser la confianza económica y la de los inversores, en máximos casi de todo el siglo la primera y desde antes de la crisis financiera la segunda.

Esta sensación positiva naturalmente tiene que impactar contra el euro, apreciándolo frente al dólar debido a la presión que puede sufrir el BCE. Sin embargo, analizando la otra cara de la moneda es donde surgen las dudas, pues a pesar de que la “guerra civil” prosigue dentro de la Reserva Federal, el camino de las subidas de tipos de interés parece estar bien predefinido.

Precisamente se dice que es el cruce entre el euro y el dólar una de las mejores formas de explicar lo que sucede con el petróleo (otra vez alrededor de 68 dólares/barril) y el resto de materias primas. Claro que teniendo la guerra no declarada entre productores convencionales y no convencionales por un lado, así como la fortaleza de la demanda por otro, se hace más difícil si cabe ir repartiendo las cotas de responsabilidad entre cada uno de los factores.

Buen día.

Amílcar Barrios Vilallonga
Dirección de Inversiones

Dejar comentarios

Deja Tu Comentario