BLOG
24/09/2020 AUTOR: Salomé Bouzas Morning meeting

Debilidad y fragilidad en la recuperación económica europea

Si algo les falta a los mercados europeos no son más empresas tecnológicas y menos bancos, que también, sino un poco de personalidad.

Es algo de lo que hemos hablado muchas veces y que ayer se volvió a poner de manifiesto: las bolsas europeas vivían una sesión bastante positiva y apacible. Poco después de la apertura se publicaban los índices de actividad PMI de Alemania y del agregado de la eurozona, correspondientes a la lectura preliminar del mes de septiembre. En ellos se mostraba la debilidad y fragilidad de la recuperación económica europea, con la partida de servicios señalando niveles de contracción en el caso comunitario, especialmente relevante si tenemos en cuenta que en los mercados desarrollados, este sector suele ser el más relevante. ¿Qué hicieron los mercados? Mirar hacia otro lado.

¿Pero por qué digo lo de la personalidad? Pues porque los mercados europeos ayer ignoraron nuestros propios problemas, pero no hicieron lo propio con los que tiene Estados Unidos. Con el inicio de la sesión americana poco a poco comenzaron a perder terreno guiados por el tridente de ataque (Nasdaq, S&P 500 y Dow Jones), que cedía posiciones ante la realidad en la que los partidos políticos están anteponiendo los tiempos electorales (queda poco para los comicios presidenciales) a las verdaderas urgentes necesidades del país. Incluso el presidente Donald Trump dejó claro que lo más probable es que el resultado de las urnas acabe en el Tribunal Supremo de no resultar él ganador, de ahí la apremiante necesidad de nombrar un sustituto de Ruth Bader Ginsburg y contar con una mayoría republicana de 6 a 3 en dicha alta instancia. ¿Qué son hechos relevantes para que condicionen el devenir de las bolsas? Claro que sí, pero también los PMI europeos. Un poquito de amor propio, por favor.

Ya se sabe que esta volatilidad y lateralidad es probablemente lo que nos espera en las próximas semanas/meses, condicionados en muchos casos a que haya o no vacuna antes de las elecciones americanas, a que la transmisión del coronavirus se contenga en varios países europeos y no haya más confinamientos, a que los políticos sean suficientemente sensatos para anteponer el bien general a su bien particular (en todas las latitudes del mundo)… Lo peor es que no sé si saber esto me tranquiliza o me pone más nerviosa.

Buen jueves.

Mª Salomé Bouzas Romero
Analista

Contenido relacionado

¿Tienes alguna pregunta?

Si tienes alguna duda puedes ir a nuestra sección de preguntas frecuentes.
 
También puedes:
 
● llamarnos al 900 827 770 o 917 02 02 74
● enviarnos un mail a tressis@tressis.com