BLOG
17/12/2020 AUTOR: Salomé Bouzas Morning meeting

Comprometidos con la economía

Bancos centrales

Y dada la situación actual no iba a ser menos.

Bien es cierto que tampoco es que los bancos centrales tengan mucha amplitud de posibilidades de actuación y dicha retórica también lleva años calmando a los mercados. Ayer, los mercados prácticamente no reaccionaban, por esperados, ni a la decisión de tipos de la Reserva Federal, ni al posterior discurso de Jerome Powell. En resumen, la institución monetaria continuará regando el mercado de deuda pública y de MBS (titulizaciones hipotecarias) con 120.000 millones mensuales, a la vez que se compromete con su objetivo de inflación y empleo. La nota positiva sería la revisión al alza de las estimaciones de crecimiento del país para este mismo 2020, en donde su PIB se situaría en -2,4%, así como las de 2021. Y eso sin contar el paquete de estímulos que el Senado está a punto de aprobar (esta vez sí que sí).

Todo esto teniendo en cuenta que Estados Unidos tendrá dos vacunas aprobadas hoy mismo, añadiendo la de Moderna a la que ya se está administrando, desarrollada por Pfizer y BioNTech. Gran diferencia si la comparamos con Europa, donde la Agencia del Medicamento todavía no ha dado su visto bueno a ninguna de ellas. Se avecinan unas navidades con poco jaleo, y no solo en España, donde ya casi nos estamos acostumbrando a que nos limiten nuestros derechos fundamentales después de nueve meses así (¡vaya parto nos espera!), sino también en la mayoría de las principales economías europeas, que ya cuentan con importantes restricciones.

Restricciones que en el caso de algunos países llevan bastantes semanas aplicándose, por lo que ya se reflejan en las lecturas de los PMI de actividad de la región. La partida de servicios sigue transitando por territorio de contracción, lo cual es lógico dadas las medidas de confinamiento o cierre de establecimientos que encontramos en distintos lugares de Europa. No obstante, se observa una ligera recuperación y, dado que el indicador se realiza a través de encuestas, podría deberse a que los empresarios esperan que la situación empiece a mejorar. Porque ¿puede empeorar más?

La respuesta es sí. Imagínense que, a escasos diez días de fin de año, descarrilan las negociaciones entre Bruselas y Londres. No sería tanta la sorpresa como el desconcierto y los problemas que generaría. Pero parece que, esta vez sí, habrá acuerdo y que el principal escollo ya solo son los derechos de pesca. Los lores han sido avisados de que no se vayan muy lejos y estén preparados para una posible votación antes de Navidad. ¿A dónde se pensaba Johnson que iban a ir en un año como este?

Buen jueves.

Mª Salomé Bouzas Romero
Analista

Contenido relacionado

¿Tienes alguna pregunta?

Si tienes alguna duda puedes ir a nuestra sección de preguntas frecuentes.
 
También puedes:
 
● llamarnos al 900 827 770 o 917 02 02 74
● enviarnos un mail a tressis@tressis.com