BLOG
05/04/2019 AUTOR: Amílcar Barrios Vilallonga Morning meeting

¿Cómo compensar la presión que sufren los bancos?

¿Cómo compensar la presión que sufren los bancos?

¿Por dónde empezar? Porque el día de ayer tuvo de todo, bueno, bonito y lo de barato ya mejor ponerlo en duda.

Pero si algo se puede afirmar es que parece que hubo un empeño generalizado por tomar posiciones positivas y que favorezcan a los mercados.

Primero de todo, el BCE. El acta de la última reunión no deja en muy buen lugar las perspectivas económicas de la región, pero los inversores están dentro de esa fase que dice que cuanto peor, más apoyo de los bancos centrales y, por lo tanto, mejor para los mercados. Y es que se barajó retrasar la subida de tipos para 2020, a pesar de que finalmente prefirieran dejar las estimaciones en el final del presente año. Claro que a este paso pinta más bien para el que viene, el siguiente o nunca. Además se ha sabido que los miembros del banco apoyaron por unanimidad las inyecciones TLTRO, destinadas teóricamente a impulsar la actividad de la banca, si bien y ya de rebote, a compensar la presión que sufren los bancos con estas políticas de tipos cero/negativos.

En segundo lugar, «guerra» comercial. Dice Trump que el acuerdo comercial está próximo y el Gobierno chino, que ya que estamos, pues vamos a olvidarnos de todo esto. Pero las dudas surgen por un lado debido a que no es la primera vez que desde la Casa Blanca insuflan optimismo en esta materia; y por el otro porque si alguien está sufriendo las consecuencias, esa es China. En resumen, que a todos conviene vender que queda poco para sellar la paz, pero hasta que esta no esté firmada, mejor actuar con cautela.

A la tercera posición relegamos al Reino Unido, que bastante protagonismo está acaparando últimamente. En Londres ya no saben quién negocia qué con quién, pero la fecha se acerca. Así que ha tenido que salir un rumor de la BBC afirmando que la Unión Europea podría apiadarse de la atrofia de Westminster ofreciendo una cosa que llaman prórroga flexible y que no termina de quedar claro qué y cómo se articula.

Tan solo queda hablar de lo más importante, que no es otra cosa que la evolución económica global. Los pedidos de fábrica alemanes volvieron a mostrar una industria que está pasando por un bache serio, así que es bastante normal que diversos institutos económicos estén hundiendo las previsiones de crecimiento del país, que de rozar el 2% hasta hace bien poco, ya van por debajo del 1%. Mucho mejor pinta EE.UU., donde a la espera de qué diga el informe mensual de empleo (con especial atención a la presión salarial), ayer se publicó el mejor dato de paro semanal en nada menos que 50 años.

Buen fin de semana.

Amílcar Barrios Vilallonga
Dirección de Inversiones

Contenido relacionado

¿Tienes alguna pregunta?

Si tienes alguna duda puedes ir a nuestra sección de preguntas frecuentes.
 
También puedes:
 
● llamarnos al 900 827 770 o 917 02 02 74
● enviarnos un mail a tressis@tressis.com