En el Mundo de las Finanzas
hay que estar al día

Dime qué edad tienes y te diré qué cartera necesitas

Dime qué edad tienes y te diré qué cartera necesitas

Dime qué edad tienes y te diré qué cartera necesitas

Comparte este post:
Rentabilizar nuestros ahorros y mejorar nuestra planificación financiera, deben ser, sin duda, algunos de los propósitos para 2018

Existen tres grandes generaciones y cada una tiene sus anhelos y sus miedos. Cada una tiene distinto perfil de riesgo y toma decisiones diferentes para sus ahorros.

¿Cómo debería componer su cartera cada generación?

Baby boomer: Conservador

Debido a que los padres de la generación baby boomer viven más tiempo, los nacidos en esta franja han tenido más dificultades para administrar su tiempo y dinero ya que deben cuidar, en múltiples ocasiones, de sus padres y de sus hijos. Aquellos nacidos entre 1946 y 1963 son una generación que vive el presente pero también invierte y planifica su futuro, en su jubilación, sobre todo. En general son, por edad, los más conservadores y los que menos tolerancia al riesgo muestran.

El principal objetivo de este colectivo es la preservación del capital. Tolera volatilidades bajas, aunque asume algo de las mismas para obtener una rentabilidad adicional a la del activo sin riesgo y batir a la inflación. Mantenemos una estrategia de renta fija más diversificada por el peso tan importante que tiene, incluimos mixtos defensivos tanto global como europeo, incorporamos renta variable europea y global y completamos con inversión alternativa que complemente a la renta fija.


Generación X: Moderado

La Generación X, que en la actualidad cuenta entre 36 y 52 años, tiene un perfil más agresivo que sus compañeros boomers aunque suelen diversificar menos su cartera de inversión.

Además, por norma general, son más exigentes con las rentabilidades del mercado y esperan obtener más rendimientos de sus inversiones.

Pone el foco en el crecimiento del capital a medio plazo como principal objetivo, aceptando asumir fluctuaciones moderadas de dicho capital. Incluimos en este caso mixtos algo más agresivos y damos entrada a la renta variable EE.UU. en detrimento de la inversión alternativa.

 

Millennials: Dinámico

La generación millennials (nacidos entre 1981 y 1996) es la que mayor ha sufrido la crisis financiera y sus ajustes salariales derivados. Por eso son muy ahorradores e intentan, sobre todo porque desconfían de la sostenibilidad del sistema de pensiones, ahorrar a largo plazo y planificar su retiro. Además, están más concienciados sobre dónde invierten su dinero y buscan activos socialmente responsables.

Tienen como propósito el crecimiento de capital a largo plazo, y asumir fluctuaciones elevadas no les quita el sueño siempre y cuando sea sobre activos que, además de la rentabilidad, apuesten por la sostenibilidad y el impacto social. Construimos una cartera completa socialmente responsable, dejando el peso de la renta fija sobre un solo fondo global, ampliamos el universo de renta variable incluyendo mercados emergentes y uno temático centrado en inteligencia artificial.


Ignacio Perea
Director de Inversiones

Comentarios

Comentarios

  • Roberto Rius

    el 19 enero, 2018 a las 09:55 Responder

    Hola Ignacio,
    me parece un enfoque un tanto “tradicional ” y que invita a la generación del “Baby boomer” a perderse las oportunidades que el mercado te ofrece de vez en cuando para que crezcan tus ahorros. Seguramente este pensamiento se desarrolló cuando las gente se jubilaba a los 65-70 años y vivía 10 años más.
    Ahora bastantes prejubilados y jubilados de entre 55 y 70 años puedan vivir entre 15 y 25 años más (incluso entre 20 y 35 años más). Es decir un largo plazo apropiado para la inversión con algo más de riesgo.
    Yo estoy en esta generación y sin embargo estoy más cerca como inversor, en estos momentos, del “Millennial” , quizá porque mi experiencia inversora me encamina a creer que las peores crisis sufridas en los últimos 20 años se han recuperado en 5-7 años máximo. Quizá me sitúe en un extremo de riesgo, pero a mis amigos les recomiendo que hagan tres “cajones” con sus ahorros: 1) lo que necesitan en los próximos 12-24 meses (máxima seguridad y disponibilidad), 2) lo que necesitaran entre 3 y 6 años (lo que tu recomiendas como perfil “Baby boomer”) y 3) Lo que consideren que no necesitarán hasta dentro de más de 6 años (perfil “millennial”).

    En resumen, creo que para cada persona se pueden recomendar más de un perfil a la vez, eso sí, con un control del riesgo dependiendo de los plazos de necesidad de disposición de sus ahorros.

    Gracias por tu atención y estaré encantado de oir tus “contraindicaciones” a mi forma de pensar (tengo 60 años) y enfocar mis inversiones.

    Un cordial saludo
    Roberto Rius

    • Ignacio Perea Fenández-Pacheco

      el 22 enero, 2018 a las 11:09 Responder

      Estimado Roberto,

      Muchas gracias por tus reflexiones, que además rebosan sentido común, por lo que mas que “contraindicaciones” tómalo como un complemento.

      El problema de este tipo de artículos es que al intentar transmitir conceptos en pocas palabras, generalizamos mucho en un tema que probablemente debería tratarse caso a caso.

      Como planteamiento global, la idea es que los cambios vitales nos invitan a pensar como distribuir nuestro patrimonio.

      La jubilación supone un momento de cambio vital donde hay que adaptarse a una caída de los ingresos por trabajo y la posibilidad de complementarlo con ingresos financieros (siempre y cuando hayamos ahorrado lo suficiente). Desde nuestro punto de vista, una vez analizadas las necesidades de esta nueva etapa, si podemos hacer estos “cajones” que mencionas y establecer distintos objetivos que pueden ir desde un viaje hasta una gestión eficiente de una herencia.

      Como curiosidad y por supuesto no extensible a cualquier persona, mi padre, 75 años y prejubilado en su momento, recibió un capital más sus ahorros y dedicó tiempo a determinar que nivel de ingresos quería tener y que riesgos implicaba. Su enfoque se centró en la generación de rentas recurrentes lo que derivó en un peso en renta variable muy superior al que le tocaría por su edad, pero buscando retrasar en la medida de lo posible el consumo de capital. También utiliza los seguros para cubrir en su mayor parte estos eventos (sobre todo de salud) que aparecen en la vida.

      Hasta la fecha le ha ido bien.

      Como resumen, primero decidir cuales son nuestros objetivos y después adecuar nuestro patrimonio a los mismos.

      Un saludo,
      Ignacio

Deja Tu Comentario