BLOG
21/06/2017 AUTOR: Amílcar Barrios Vilallonga Morning meeting

Cambio radical del rumbo en las bolsas mundiales

El gran protagonista de hoy es Estados Unidos y sobre todo, el petróleo.

Así como un día toca hablar de las nuevas tecnologías que tanto están haciendo por cambiar a mejor (aunque para algunos a peor) nuestro día a día, al siguiente es turno de un sector petrolero incapaz de ver la luz.

Aunque en este caso el descenso continuado del barril no obedece a la amenaza de los sustitutivos, sino que son los propios cambios internos los que hacen que se tambalee su estabilidad. Y es que los altos inventarios desde hace tiempo están escenificando un exceso de oferta más que evidente. Hay que sumarle la presencia amenazante de los productores de shale norteamericano y del resultado obtendremos la poca credibilidad que le otorgan los mercados a los esfuerzos de la OPEP por reducir la cantidad de petróleo en venta.

Entre las muchas promesas de la Administración Trump estaba la de revivir este sector, si bien la prioridad sigue siendo la reforma fiscal que tanto hizo por impulsar los índices durante meses. Hasta que la fe empezó lentamente a desaparecer, porque el convencimiento con el que Mnuchin o Paul Ryan dicen poder aprobarla este año no es extensible a los inversores, muy leídos en la materia.

La bajada de impuestos en EEUU, la otra manera de referirse a la reforma fiscal, fue también una de las razones por las que muchos creyeron en el reflation trade, es decir, la vuelta de las presiones inflacionistas. Aunque las dudas no están solo reflejadas en el 10 años de EEUU, sino que también en la Reserva Federal hay debate. Kaplan, de la sucursal de Dallas, sí cree que hay presión no aflorada por la vía de los salarios, solo que la desaceleración de la actividad probablemente obligue a esperar a diciembre para volver a subir los tipos de interés. Por su lado, Rosengren, al frente de la Fed de Boston, iba más allá al otorgarle posibilidades a la futura aplicación de un nuevo programa no convencional.

Siempre es importante lo que expresen u oculten los banqueros centrales de EEUU, si bien ayer la expectación máxima tenía sus ojos puestos en Mark Carney, gobernador del Banco de Inglaterra. Después de que tres de los ocho miembros que marcan la política monetaria del BoE votaran a favor de una subida de tipos con la que frenar la creciente inflación, Carney se posicionaba firmemente en contra de la necesidad de hacerlo. La duda, evidente: cuánto de política y cuánto de economía se esconde tras estas declaraciones.

Por último, China no ha hecho suyo lo de «a la tercera va la vencida», pero sí a la cuarta. Aunque con menos presencia de la que se venía vendiendo, MSCI al fin ha dado luz verde a la inclusión de acciones del gigante en todos sus índices, con lo que ya son un poco más capitalistas pero sin obviar los múltiples pasos que les quedan aún para integrarse de pleno en los mercados internacionales.

Buen día.

 

Amílcar Barrios Vilallonga
Dirección de Inversiones

Contenido relacionado

¿Tienes alguna pregunta?

Si tienes alguna duda puedes ir a nuestra sección de preguntas frecuentes.
 
También puedes:
 
● llamarnos al 900 827 770 o 917 02 02 74
● enviarnos un mail a tressis@tressis.com