BLOG
26/10/2021 AUTOR: Virginia Pérez Palomino Morning meeting

Las cadenas de suministro y sus problemas se han convertido en un importante reto para la economía mundial

Comenzamos la semana con signo mixto para las plazas europeas y asiáticas y alcista en EE. UU. (S&P 500 +0,47% nuevos máximos históricos y Nasdaq Comp. +0,90%), y eso que el viernes cerraba su tercera semana consecutiva de ganancias apoyada en el inicio de una buena temporada de resultados empresariales.

Facebook autoriza un programa de recompra de acciones por 50.000 millones de dólares. Anonadada me hallo. En Tesla veíamos nuevos máximos históricos con una subida superior al 12%. En un acuerdo histórico para el sector y en la que supone la mayor compra de coches eléctricos de la historia, la multinacional de vehículos de alquiler Hertz firmaba con Tesla la compra de 100.000 coches eléctricos. El acuerdo está valorado en 4.200 millones de dólares, la entrega terminará a finales de 2022 y Hertz comenzará a ofrecerlos en alquiler a partir de este mes de noviembre. La pandemia supuso la bancarrota de Hertz; posteriormente, en marzo de este año, fue comprada por unos fondos de inversión, que han decidido renovar la empresa con medidas como la electrificación de su flota. Buen comportamiento también para las compañías de semiconductores, el consumo discrecional, la energía y materiales. Servicios públicos, financieros, consumo básico y salud fueron los sectores que mostraban su peor cara.

Nuevas inyecciones de liquidez por parte del banco central de China, mientras Evergrande, que pagó el cupón de un bono offshore un día antes del vencimiento, asegura que ha reanudado los trabajos de diez de sus proyectos. La demanda de energía aumenta por el levantamiento de restricciones de viaje y el cercano invierno. Pero el petróleo West Texas terminaba retrocediendo un tímido -0,13% tras marcar nuevos máximos durante la sesión y tras nueve semanas consecutivas al alza (+38%). El oro superaba los 1.800 dólares la onza.

Encima de la mesa:

Las cadenas de suministro y sus problemas se han convertido en un importante reto para la economía mundial. A principios de 2020 asistimos al cierre de fábricas en China, luego al cierre de fronteras y manufacturas en muchos países del mundo y parece normal que pudiéramos contemplar interrupciones en todos los procesos y flujos que se producen hasta que un producto alcanza su venta. Pero las dificultades han continuado tras finalizar los confinamientos. Varios son los factores: fuerte incremento de la demanda de bienes por la reapertura de las economías, escasez de mano de obra (en algunos casos propiciada por los abundantes subsidios gubernamentales), interrupción en las redes logísticas, limitaciones de capacidad, etc. En fin, una combinación que ha llevado a grandes aumentos en los costes de los fletes y los tiempos de entrega. Ayer IHS Markit publicaba el índice de tiempos de entrega de los proveedores, en el que podemos ver reflejado el alcance de las demoras en la cadena de suministro, tanto en Estados Unidos como en la Unión Europea. Las lecturas por encima de 50 indican tiempos de entrega más rápidos y las lecturas por debajo de 50 indican tiempos de entrega más lentos en comparación con los del mes anterior.

Gobiernos de todo el mundo se reunirán en Glasgow a principios de noviembre, durante dos semanas, para impulsar las conversaciones sobre el clima mundial. Ya está aquí la COP26, oficialmente 26ª Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático. El objetivo es elaborar un nuevo acuerdo con medidas que lleven a cumplir con los compromisos de reducción de emisiones y apoyo financiero asumidos en el marco del Acuerdo de París de 2015. Es la primera COP que se lleva a cabo desde que Estados Unidos, el segundo mayor emisor del planeta después de China, se reincorporó al acuerdo de París. La Administración Biden está presionando al Congreso para que apruebe un amplio paquete de gasto climático. Biden se ha comprometido a obtener la aprobación del Congreso por 11.000 millones de dólares, para 2024, para ayudar a los países en desarrollo a hacer frente al cambio climático. El Presidente también busca reducir sus emisiones un 50% para 2030 respecto a los niveles de 2005. El Consejo Europeo reitera la posición de la UE en relación con la COP26 y pide una respuesta mundial ambiciosa y un aumento de la financiación. Se hace hincapié en la extrema urgencia de intensificar la respuesta mundial. Se invita a otros países desarrollados a incrementar sus contribuciones. Y bla, bla, bla.

Feliz jornada.

Virginia Pérez Palomino
Directora de Renta Variable

Contenido relacionado

¿Tienes alguna pregunta?

Si tienes alguna duda puedes ir a nuestra sección de preguntas frecuentes.
 
También puedes:
 
● llamarnos al 900 827 770 o 917 02 02 74
● enviarnos un mail a tressis@tressis.com