BLOG
19/01/2016 AUTOR: Amílcar Barrios Vilallonga Morning meeting

Cada cual que decida si creer o no

Buenos días.

Entre el domingo y esta madrugada los dos grandes animadores del mercado que son hoy por hoy China y el petróleo nos han brindado cambios y recambios que los inversores no han terminado de digerir, pues la festividad de Luther King impidió conocer ayer parte del impacto, pero hoy sí sabremos cómo decide reaccionar Wall Street, cuya orientación es capital.

 

El crecimiento de China con el que hemos amanecido hoy  prácticamente cumple con las previsiones del Gobierno, y cada cual que decida si es creíble o no, pero parece que hablar de aterrizaje brusco o recesión mundial por su culpa aún se antoja complicado. El 6,9% al que creció el gigante asiático es la menor tasa en 25 años, cierto, pero cuántas veces tendremos que repetirnos a nosotros mismos que no es lo mismo pasar de 0 a 100 que de 100 al límite de 120. Y no sólo esto, sino que también se puede extraer el peso del cambio de modelo, pues se observa que la «vieja economía» es el lastre que la «nueva» va compensando como buenamente puede. Esta lucha entre la industria y el consumo se ha visto reflejada fielmente en las otras dos referencias macroeconómicas publicadas hoy: la producción industrial prosigue su marcha a la baja, mientras que las ventas minoristas, aunque no cumplen con lo previsto, mantienen un muy buen tono.

 

Con el final de parte de las sanciones occidentales a Irán no han tardado en dispararse las especulaciones sobre quién, cómo y por cuánto hacer negocios con un país atenazado hasta ahora por el yugo del embargo. Desde luego que el precio del barril de petróleo no iba a quedarse en la barrera, y aunque abrió con fuertes caídas (porque nadie se esperaba este desenlace ¿verdad?), tanto Brent como West Texas poco a poco fueron recuperando terreno. Este rebote respondió a un informe de perspectivas de la OPEP halagüeño para los países productores, pero con truco, dado que no se incluyen los hasta 500.000 barriles diarios que el Estado persa ya ha empezado a sumar para el corto plazo. En cualquier caso, el cártel avanza que el objetivo saudí de expulsar a los competidores norteamericanos de «shale oil» está dando sus frutos, lo que permitirá una reducción del exceso de oferta, que unido al ligero incremento de la demanda, debería de darle un impulso en precio al petróleo.

 

Buen día

Amílcar Barrios Vilallonga
Dirección de Inversiones

Contenido relacionado

¿Tienes alguna pregunta?

Si tienes alguna duda puedes ir a nuestra sección de preguntas frecuentes.
 
También puedes:
 
● llamarnos al 900 827 770 o 917 02 02 74
● enviarnos un mail a tressis@tressis.com