BLOG
26/02/2021 AUTOR: Salomé Bouzas Morning meeting

Ayer el bono americano a diez años tocaba el rendimiento del 1,5%

¡Seguimos para bingo!

El efecto Powell no duró mucho más que una sesión y ayer los inversores volvieron a descontar el mundo ideal pospandemia, donde los bancos centrales retirarían estímulos y volverían a normalizar niveles de tipos y todo sería ideal de la muerte.

No voy a ser yo aquí agorera, pero me cuesta pensar que de repente todo vuelva a ser como antes, sobre todo cuando antes, por lo menos en Europa, tampoco es que estuviésemos para aplaudir con las orejas.

Ayer el bono americano a 10 años tocaba el rendimiento del 1,5%, psicológico en muchos casos. De hecho, durante la subasta de la deuda a siete años, dicha rentabilidad llegó temporalmente a niveles de 1,61% por la poca demanda encontrada. Este salto diario es el mayor desde el pasado 9 de noviembre, cuando se publicó la eficacia de la vacuna de Pfizer, con la diferencia de que en aquel momento el treasury americano se situaba por debajo del 1%. Por resumir, el salto de ayer nos lleva a la misma situación en términos de rentabilidad en la que nos encontrábamos en febrero de 2020 a.C-19. (antes de la COVID-19), cuando lo que se descontaba era una situación de final de ciclo económico.

Evidentemente, todo esto que acabo de contar tuvo su reflejo en la renta variable donde, un día más, las compañías de sectores cíclicos y las empresas más value lo han hecho mejor que las tecnológicas. Estas últimas están siendo las más penalizadas por el incremento de expectativas de inflación, perjudicadas tanto por las valoraciones que habían alcanzado después del tremendo rally vivido el año pasado, como por la propia naturaleza de su descuento de flujos de caja futuros.

En medio de toda esta volatilidad, puede pasar inadvertido el comportamiento de dos de los grandes protagonistas de este inicio de año. Tesla ya se encuentra en negativo en lo que llevamos de año después de anunciar problemas de producción en su vehículo más vendido, el Modelo 3, a lo que se añaden las fuertes caídas de las criptodivisas en los últimos días y que se producen después de que la compañía de Elon Musk haya invertido en ellas miles de millones. Se necesitan corazones fuertes para aguantar los vaivenes de estos activos (si se les puede llamar así).

Buen fin de semana.

Mª Salomé Bouzas Romero
Analista

Contenido relacionado

¿Tienes alguna pregunta?

Si tienes alguna duda puedes ir a nuestra sección de preguntas frecuentes.
 
También puedes:
 
● llamarnos al 900 827 770 o 917 02 02 74
● enviarnos un mail a tressis@tressis.com