BLOG
02/09/2020 AUTOR: Jorge González Morning meeting

Australia ha entrado en recesión

Hay días que uno piensa que ya los ha vivido o que son prácticamente iguales.

En el caso de ayer es uno de esos días en los que los índices americanos alcanzan nuevos máximos gracias al empuje de las tecnológicas y de las empresas de consumo, mientras que en Europa los índices terminan con un comportamiento mixto. Además, los bonos recibían nuevos flujos gracias a las compras de los bancos centrales y a que la inflación europea defraudaba.

Como decía, la renta variable estadounidense avanzó el martes y lo hizo después de que se conociera que el índice de fabricación ISM de agosto resultaba mejor de lo esperado, alcanzando su nivel más alto desde noviembre de 2018. Pero el dato clave de la semana es el de empleo y aún toca esperar para conocerlo. Por su parte, las acciones europeas tenían un rendimiento mixto, ya que los débiles datos de inflación de la eurozona pusieron de relieve los riesgos para la recuperación económica regional, pero aumentaron la especulación de apoyo adicional por parte del Banco Central Europeo. Y todo ello a pesar de que el sentimiento había mejorado gracias a que la encuesta Caixin afirmara un fuerte rebote en la actividad manufacturera dentro de China. La sorpresa negativa la protagonizaba el FTSE 100, cayendo un 1,7% a medida que la fuerza de la libra esterlina presionaba las acciones con un porcentaje importante de sus ingresos en monedas extranjeras. A lo que se añadía que el mercado se puso al día después del lunes festivo.

Mientras esperamos los datos norteamericanos, nos podemos contentar con los datos de empleo de la eurozona, donde la tasa de desempleo se elevó al 7,9%, un 0,2% más, pero quedándose por debajo de las expectativas. A nivel país, Italia veía cómo más personas regresan al mercado laboral a medida que la economía continuaba recuperándose de la crisis COVID-19, lo cual impactaba en sus tasas de desempleo. Por su parte, en las últimas semanas, los gobiernos de Alemania y Francia han ampliado los planes de retención de puestos de trabajo hasta en dos años, lo que podría evitar una pérdida significativa de puestos de trabajo en los próximos meses. Además, la actividad manufacturera del área comunitaria se mantiene en la senda de la recuperación, pero los directivos de las fábricas se muestran cautelosos a la hora de realizar nuevas inversiones o de contratar más trabajadores al persistir la amenaza de la pandemia.

Por último, tras treinta años de crecimiento ininterrumpido que ni siquiera se vio suspendido por la crisis financiera de 2008, Australia ha entrado en recesión.

Buen día.

Jorge González Gómez
Director de Análisis

Contenido relacionado

¿Tienes alguna pregunta?

Si tienes alguna duda puedes ir a nuestra sección de preguntas frecuentes.
 
También puedes:
 
● llamarnos al 900 827 770 o 917 02 02 74
● enviarnos un mail a tressis@tressis.com