BLOG
02/02/2016 AUTOR: Amílcar Barrios Vilallonga Morning meeting

Algunos aspirantes han convertido las presidenciales en un circo

Buenos días.

 

Después de un buen cierre para un mal mes de apertura, la sesión vino especialmente cargada de todo un poco, tanto de los factores que marcan el camino como de los que aspiran a hacerlo. El claro dominador del momento que ha venido siendo el petróleo, el estadounidense West Texas en este caso, aprovechó para despeñarse sin arrastrar tras de sí a todos los mercados, ya que no parece que haya reunión extraordinaria de la OPEP. Mientras tanto, en China no se sabe ya cuál es el número exacto de intervenciones de las autoridades político-monetarias, pero desde luego nadie les puede negar el compromiso, por la vía de los tipos, de las inyecciones de liquidez o de otras muchas.

 

Pero bueno, visto el día de ayer, EEUU es la primera parada y no por el circo en el que algunos aspirantes han convertido la elección para las presidenciales de noviembre. Un peso pesado de la Fed como es su vicepresidente Stanley Fisher, volvió a situar los elementos externos en el centro de las decisiones del organismo, es decir, la preocupación que China o el precio de las materias primas despierta entre ellos. Los datos macroeconómicos publicados tuvieron un sesgo invariable respecto a los últimos meses, entre mixto y positivo. Puede preocupar que así como los ingresos personales crecen algo, no siga el mismo camino el gasto en una economía tan consumista como la de EEUU, porque un ISM manufacturero malo era esperado e incluso sabido. Sin embargo, el PCE, la referencia en materia de precios que sigue el banco central norteamericano, ha alcanzado su máximo desde finales de 2014.

 

El BCE no se quedó a la zaga de su homólogo, y Mario Draghi se puso frente a los micrófonos para, por un lado alertar del riesgo que un Brexit representa, y por el otro para dejar constancia de que los estímulos han hecho bien y pueden ir a más si la zona euro los necesita. Puede que por la necesidad de generar inflación así sea, pero a diferencia de China o EEUU, el sector manufacturero goza de suficiente salud por sí solo, como han demostrado los PMI, que cómo no, tienen en Francia a la oveja negra, pues ha caído al límite ente contracción y expansión que marcan los 50 puntos.

 

No nos vamos sin volver a hacer mención a los resultados de las petroleras, porque si ayer hablábamos de las primera pérdidas trimestrales de Chevron desde 2002, el testigo lo han recogido las peores cifras de BP en nada menos que 20 años. El contraste es para Alphabet, el nombre más «de mundo» de Google, que triturando las previsiones, se ha convertido en la primera compañía por capitalización bursátil mundial.

 

Buen día

Amílcar Barrios Vilallonga
Dirección de Inversiones

Contenido relacionado

¿Tienes alguna pregunta?

Si tienes alguna duda puedes ir a nuestra sección de preguntas frecuentes.
 
También puedes:
 
● llamarnos al 900 827 770 o 917 02 02 74
● enviarnos un mail a tressis@tressis.com