BLOG
09/08/2021 AUTOR: Jorge González Morning meeting

¿No era agosto un mal mes para las bolsas?

Bien dice el refranero castellano que quien en agosto ara, despensa prepara. Empezamos la segunda semana del mes con el índice americano por excelencia, el S&P 500, en máximos históricos. ¿No era agosto un mal mes para las bolsas? Pues la primera semana por ahora fue bastante bien, con alzas en todos los mercados de EE.UU. y de Europa, destacando el buen comportamiento del índice francés CAC 40. Seguro que hay algún inversor tirándose de los pelos por haber desinvertido su cartera ante la posibilidad de que hubiera volatilidad en este mes, pero los bancos centrales y los datos macroeconómicos lo están impidiendo.

A nivel sectorial, la fuerte subida del bono americano a diez años del viernes, tras los datos de empleo norteamericanos, impulsaba la cotización de los bancos, mientras el sector energético se quedaba rezagado al ritmo de las caídas vividas durante la semana por el petróleo, que vuelve a cotizar por debajo de los 70 dólares el barril. Pero, aunque la semana en general fuera positiva, las dudas sobre si habremos alcanzado ya el crecimiento económico máximo y el mayor avance de los beneficios empresariales, así como las preocupaciones acerca de la variante delta del coronavirus, llevaban a que las compañías aéreas, empresas de consumo retail, de cosmética, de entretenimiento y los fabricantes de metales industriales (todos los segmentos vinculados a la reapertura de la economía mundial) dieran señales de debilidad.

Las preocupaciones por las nuevas medidas regulatorias en China también parecían influir en la confianza, aunque en menor medida que durante el mes de julio. En este periodo, el gran damnificado de las noticias en la prensa estatal era el sector de los juegos de azar y juegos online, ya que los inversores temen una regulación más estricta para la industria.

El mercado claramente reaccionó el viernes de una manera entusiasta ante los datos de empleo norteamericanos, sobre todo tras la decepción del miércoles por la cifra publicada por la empresa de procesamiento de nóminas ADP, que estuvo considerablemente por debajo de las expectativas. Se crearon 943.000 puestos de trabajo en julio, muy por encima de las estimaciones del consenso. Otros detalles en el informe también fueron alentadores: Las ganancias de junio y mayo se revisaron significativamente al alza; la tasa de participación laboral y las horas semanales promedio aumentaron; los ingresos medios por hora aumentaron más que lo previsto (4,0% frente al 3,8%); y la tasa de desempleo cayó mucho más de lo esperado al 5,4%, un nuevo nivel mínimo en la era pandémica.

Los rendimientos de los bonos del Tesoro a medio y largo plazo subieron el viernes después de esas buenas noticias del mercado laboral. Además, los comentarios más agresivos del vicepresidente de la Reserva Federal, Richard Clarida, y el gobernador de la Reserva Federal, Christopher Waller, agregaron presión al alza sobre los tipos durante la semana y dejaron la referencia a diez años en el 1,3%, lejos del 1,15% que llegamos a ver el miércoles. En Europa, el bono alemán sigue en terreno negativo (-0,45%), lo que podría servir de señal de que el mercado ha dejado de pensar en la inflación, en la retirada de estímulos por parte de los bancos centrales y que esta preocupado por la variante delta.

Esta semana los inversores se centrarán en los datos de precios de EE.UU., que conoceremos el miércoles, y de China, que se ha publicado hace unas horas, y se ha quedado en el 1% interanual, por debajo de los datos anteriores. En Europa conoceremos la encuesta de confianza empresarial ZEW de agosto en Alemania (martes) y en la producción industrial de junio en la eurozona (jueves). Por lo pronto, los mercados asiáticos han arrancado en verde, con el índice chino A50 tirando del resto de mercados, salvo de las pequeñas compañías. Esperemos que se mantenga el signo durante el resto del mes.

Buen día.

Jorge González Gómez
Director de Análisis

Contenido relacionado

¿Tienes alguna pregunta?

Si tienes alguna duda puedes ir a nuestra sección de preguntas frecuentes.
 
También puedes:
 
● llamarnos al 900 827 770 o 917 02 02 74
● enviarnos un mail a tressis@tressis.com