BLOG
24/03/2017 AUTOR: Amílcar Barrios Vilallonga Morning meeting

Acabar con el Obamacare

Acabar con el Obamacare

Siendo europeos continentales puede llegar a chocar el funcionamiento de la sanidad de EEUU, pero para Trump acabar con el Obamacare era santo y seña ideológico de aquello para lo que los votantes le habían elegido. Sin embargo, con lo que no contaban muchos es con las diferentes sensibilidades que cohabitan dentro del Partido Republicano, que podrían sacar a relucir que no todo lo que se espera en materia de reformas va a salir adelante sin más.

Es por ello por lo que la votación para derogar parcialmente el programa de asistencia sanitaria del expresidente se pospuso de ayer a hoy, dado que el actual inquilino de la Casa Blanca parece no contar con el apoyo de los republicanos más ortodoxos. ¿Y esto qué tiene que ver con los mercados? Pregunta justa. Pues que la tardanza en decidir qué hacer con el Obamacare podría suponer retrasar uno de los puntos más esperados de la nueva Administración y que más y mejor han soportado las subidas de los mercados: la bajada de impuestos para todos. Y la desregulación masiva, y la repatriación de capitales…

Dicen desde la Reserva Federal que la política fiscal no será determinante a la hora de tomar decisiones de política monetaria. Para ello ya está el día a día de los indicadores económicos y la actividad real, que muestran un momentum más que oportuno para seguir normalizando los tipos de interés. En esa línea se vienen expresando todos los miembros del banco central, apuntando a tres subidas para el conjunto del año o incluso a una cuarta en el caso más extremo. No se ciñen al precio del dinero, pues también los hay partidarios de no centrarse tanto o sólo en los tipos de interés, sino también en poner los ojos en la reducción de balance de una Fed hinchada de bonos del Tesoro.

Este mensaje choca frontalmente con el que dan el resto de bancos centrales de países desarrollados, como por ejemplo el de Japón, el último en reconocer que a día de hoy un tapering anda rozando la condición de utopía. Misma idea que la que transmite el BCE, alertando de que el repunte de la inflación es temporal y se explica por los costes energéticos. Sin embargo, los consumidores alemanes sienten cierto nerviosismo ante el alza del IPC, como mostraba el ligero descenso del indicador Gfk.

Buen fin de semana.

Amílcar Barrios Vilallonga
Dirección de Inversiones

Contenido relacionado

¿Tienes alguna pregunta?

Si tienes alguna duda puedes ir a nuestra sección de preguntas frecuentes.
 
También puedes:
 
● llamarnos al 900 827 770 o 917 02 02 74
● enviarnos un mail a tressis@tressis.com