BLOG
03/01/2022 AUTOR: Jorge González Morning meeting

Para 2022 esperamos una moderación del crecimiento y una inflación más persistente

¡Feliz 2022! Dejamos atrás un año que esperemos borrar de nuestras memorias lo antes posible. El año 2021 se ha caracterizado de nuevo por la evolución de la pandemia y sus repercusiones económicas. Durante el periodo, el mayor ritmo de vacunación ha marcado el escenario para una mejora de las expectativas económicas y la recuperación del ritmo de actividad. Las estimaciones de crecimiento económico, apoyadas por una mejora sustancial de los indicadores de coyuntura que se han ido publicando en el transcurso del ejercicio, han facilitado un mejor tono macroeconómico y empresarial y una mayor recuperación de los mercados financieros.

Con todo, el mercado global de renta variable ha cerrado el año con revalorizaciones superiores al 20% gracias al buen comportamiento de los índices europeos y norteamericanos. Dentro de la renta fija, tras un primer trimestre en el que las rentabilidades exigidas a los bonos soberanos repuntaron, los siguientes trimestres se han mantenido con pocas variaciones. A final de año, el cierre de los principales índices era eminentemente negativo: entre el -2% y el -3%. Por su parte, los estímulos monetarios han facilitado de nuevo una compresión de primas de riesgo y una oportunidad para los emisores privados para acaparar mayor liquidez, incluso a costes más bajos.

Los mercados de materias primas han experimentado fuertes repuntes acompañando a los sectores de renta variable más cíclicos. El repunte era generalizado, pero destacaba la subida del 50% del crudo y las subidas superiores al 30% de las agrícolas. Por el contrario, los metales preciosos cierran el año en números rojos, con el oro cayendo un 4%

En el campo de las divisas, el dólar se ha revalorizado un 7%, seguramente apuntalado por el cambio de tendencia de la renta fija en EE.UU. y el aumento de la demanda de activos emitidos en esta moneda desde países emergentes.

Durante los últimos meses del año nos hemos enfrentado a dos eventos bien diferenciados que han impactado sobre los mercados. La aparición de una nueva variante de COVID, aparentemente más contagiosa provocó una importante corrección a finales de noviembre, y el cambio de mensaje de la Reserva Federal afirmó que la inflación ya no se puede considerar transitoria y que el Banco Central endurecerá su política monetaria para luchar contra el incremento de los precios, provocando caídas en la renta variable y movimientos en las expectativas de inflación y la deuda gubernamental.

Para 2022 esperamos una moderación del crecimiento y una inflación más persistente, pero en ningún caso una recesión. Volveremos a un entorno similar al de 2019, en el que asistiremos a una normalización del crecimiento tras el cierre del gap abierto en 2020. No vemos riesgos de recesión. Este entorno es favorable para la renta variable y otros activos, como el capital privado.

Apostamos por coberturas como el oro o el dólar dentro de las carteras, así como por algunos activos protectores contra aumentos de inflación. Pensamos que el mercado descuenta excesivas subidas de tipos de interés y que la política monetaria seguirá siendo expansiva pese a la reducción temporal del volumen de compras, por lo que seguiremos contando con exposición a renta fija.

La inversión temática continuará creciendo, al igual que las inversiones sostenibles que se desarrollarán en relación a la biodiversidad y al componente social.

En apenas unas semanas las compañías empezarán a presentar resultados de 2021. Las primeras serán las de los bancos americanos y deberían de seguir con la tendencia positiva. El posible problema de la recaída de la economía por los confinamientos y el impacto en las compañías se podría empezar a conocer la última semana de enero, cuando ya se presenten empresas de consumo e industriales y tengamos datos de PMI de ese mes. Además, si seguimos viendo cierres en China, las cadenas de suministro volverán a tensionarse y podríamos tener alguna mala noticia. Pero eso por ahora no toca. Toca desearos un buen 2022 y disfrutar de la tendencia alcista que vivimos los últimos días de 2021.

¡Te deseo lo mejor para el año que empieza! Un año que en el caso de los chinos será el del Tigre de Agua y si se cumplen sus previsiones estará cargado de mucha prosperidad y abundancia, pero ellos tendrán que esperar hasta el 1 de febrero.

Jorge González Gómez
Director de Análisis

Contenido relacionado

¿Tienes alguna pregunta?

Si tienes alguna duda puedes ir a nuestra sección de preguntas frecuentes.
 
También puedes:
 
● llamarnos al 900 827 770 o 917 02 02 74
● enviarnos un mail a tressis@tressis.com