En el Mundo de las Finanzas
hay que estar al día

Sube la volatilidad en los mercados

Sube la volatilidad en los mercados

Comparte este post:
En Europa sube de 18,88 a 20,64, nivel que no se veía desde principios del mes de octubre

Ayer se publicaron las lecturas preliminares del mes de noviembre de los índices adelantados de actividad de los sectores de manufacturas y de servicios, conocidos como PMI, en la eurozona, también en sus dos principales economías: la alemana y la francesa, y en EE.UU. Empezando por Europa, el PMI compuesto de la actividad superó ampliamente las previsiones al situarse en 55,8 (54,2 en octubre y 53,5 esperado) registrando su máximo de los dos últimos meses; el PMI del sector servicios repuntó al 56,6 desde el 54,6 anterior, alcanzando su máxima de los tres últimos meses. Por su parte, en Alemania el PMI de servicios se situó en 53,4 frente a 51,5 esperado y 52,4 anterior; y el PMI compuesto llegó a niveles de 52,8 vs. 51,0 esperado y 52,0 anterior. Mientras que en Francia el PMI servicios registró un 58,2 vs. 55,5 esperado y 56,6 anterior; y el PMI compuesto subió a niveles de 56,3 (54,7 en octubre y 53,4 esperado). Por último en EE.UU. el PMI manufacturero de noviembre marcó 59,1 vs. 59,0 esperado; mientras que el PMI de servicios fue el único que no superó las expectativas, al situarse en 57 vs. 59 esperado. La mayoría de los indicadores superaron holgadamente lo esperado, lo que muestra que el crecimiento de la economía continúa.

Hoy la atención estará centrada en EE.UU, donde se conocerá el gasto y las rentas de los consumidores particulares, teniendo en cuenta que el consumo privado representa dos tercios del producto interior bruto en ese país. También se publicará el acta de las reuniones de la Fed, así como la segunda lectura del PIB del tercer trimestre de 2021. El jueves se publicará el acta de la reunión del BCE, que podría ofrecer pistas en torno al proceso de compra de bonos y cuándo podría comenzar el proceso de subida de tipos, aunque de momento parece alejado.

Semana marcada por Acción de Gracias, el jueves, y el Black Friday, el viernes. En EE.UU. el jueves no abren las bolsas y el viernes solo media sesión. Los datos de ventas del Black Friday nos adelantarán información de la campaña navideña. Los mercados europeos cerraron en negativo exceptuando la plaza londinense, que se anotó un 0,15%, mientras que el Eurostoxx 50 cedía un 1,26% y el DAX alemán un 1,11%. En EE.UU. los índices Dow Jones y S&P 500 sumaban un 0,55% y 0,17% respectivamente, a diferencia del Nasdaq, que se dejaba un 0,50%. Sube la volatilidad en los mercados, en el caso europeo sube de 18,88 a 20,64, nivel que no se veía desde principios del mes de octubre.

El mercado de renta fija experimentó un fuerte repunte de rentabilidades. El T-note a diez años cerró con fuerza al alza llegando a niveles del 1,68%, cuando empezó el día en 1,637%; mientras el bund se dispara a niveles de -0,224% vs. el -0,285% registrado a primera hora del día. Por su parte el diez años español no se quedó atrás y pasó de 0,446% a 0,509%. El día de hoy empieza con leves caídas de las rentabilidades de la deuda. Villeroy de Galhau, gobernador del Banco de Francia, indicaba que el BCE tiene la intención de acabar con las compras netas de activos bajo el PEPP para marzo 2022, aunque comentó que la autoridad monetaria monitoriza el riesgo del aumento de contagios y la presión en los precios y recalcó que la institución no dudará en actuar si fuera necesario, recordando que una respuesta prematura podría ser un grave error.

En una acción coordinada entre EE.UU., China, India, Corea del Sur, Japón y Gran Bretaña, anunciaron que pondrían a disposición cincuenta millones de barriles de petróleo de las reservas estratégicas para ayudar a enfriar los precios del crudo. A pesar de ello el petróleo subió a máximos de una semana, marcando niveles de 78,70 dólares para el WTI y 82,10 dólares el Brent.

El mercado continúa atento a cómo se desarrolla la pandemia. La preocupación se centra principalmente en el norte de Europa, los confinamientos en Austria y la advertencia de Merkel sobre la necesidad de tomar más medidas para frenar la transmisión, y todo esto puede tener un importante impacto en la recuperación económica europea. A diferencia, la Casa Blanca afirmaba que Estados Unidos no cerrará para luchar contra la COVID-19, alegando que pueden frenar la propagación del virus sin tener que cerrar de ninguna manera su economía. Solo el tiempo dirá cuál ha sido la decisión correcta…

Buen miércoles.

Jessica Steuer Barbosa
Analista

Dejar comentarios

Deja Tu Comentario