BLOG
17/06/2015 AUTOR: Amílcar Barrios Vilallonga Morning meeting

Órdago de Syriza

Buenos días.

Lo que sucedió ayer en las bolsas demuestra que efectivamente hay volatilidad, pero que quizás las ventas de las últimas semanas han ido un paso más allá y hay mucho inversor esperando con el cuchillo entre los dientes. La crisis griega no cesa, con los acreedores exigiendo por un lado y los deudores amenazando por el otro, lo que hace que o bien vivamos en el mundo al revés, o que el órdago de Syriza acabe siendo una bomba de relojería. Así es cómo el Tesoro Público de España ha enviado al olvido los costes negativos de financiación, y también cómo se entiende el (muy) limitado contagio sobre el resto de bonos soberanos periféricos. ¿Con esto y con el QE del BCE en marcha, a quién importa la sentencia que dictamina que el programa OMT es legal?

Hoy concluye la reunión de la Reserva Federal y si al término de la misma hubiera novedades de peso sobre el endurecimiento de la política monetaria, entonces veremos quién manda más, si el 2% del PIB europeo o la perspectiva de la primera subida de los tipos de interés en EEUU. Comentar que la supuesta macrodependencia de la Fed topó ayer con un dato negativo de vivienda iniciada, compensado con algo francamente positivo como es el crecimiento de los permisos de construcción, indicador adelantado del sector.

Lógicamente, las sensaciones de que la tensión en Grecia acabe desembocando en la suspensión de pagos no son positivas, como bien demuestra el ZEW de junio, una referencia relativa a la confianza de los inversores alemanes con extensión al resto de la zona euro. Sin embargo, la confirmación de siete décimas de inflación en el mismo país durante mayo corrobora que la región sigue creciendo lenta pero con cierta seguridad.

Buen día.

Amílcar Barrios Vilallonga
Dirección de Inversiones

Contenido relacionado

¿Tienes alguna pregunta?

Si tienes alguna duda puedes ir a nuestra sección de preguntas frecuentes.
 
También puedes:
 
● llamarnos al 900 827 770 o 917 02 02 74
● enviarnos un mail a tressis@tressis.com