BLOG
01/04/2014 AUTOR: Amílcar Barrios Vilallonga Morning meeting

La reunión del BCE podría convertirse en un punto de inflexión

Buenos días.

Faltan un par de días para el jueves, pero lo cierto es que la reunión del BCE de este jueves podría convertirse en un punto de inflexión para los mercados financieros como ya lo fueran los LTRO. Primero fueron las palabras de Jens Weidmann, presidente del Bundesbank, entendidas como la flexibilización de la postura alemana en cuanto al margen de actuación del organismo europeo, y ayer el descenso de la inflación del conjunto de la zona euro hasta el 0,5%, los dos motivos para que una parte del mercado dé más posibilidades de actuación a Mario Draghi. Pero como es costumbre existe un pero. Los banqueros centrales han demostrado tolerar poco o nada que se les diga qué hacer y sobran ejemplos que lo demuestren, por lo que aunque los indicios apunten a medidas excepcionales, hasta la tarde de ese día no se podrá afirmar nada.

Quizás por la percepción más restrictiva de lo pensado, Janet Yellen y alguna de sus palomas compañeras del FOMC están decididas a cambiar el discurso dado por aquella escasas semanas atrás, en las que se apuntaba al tensionamiento de la política monetaria de la Fed de aquí a un año vista. Lo último, de ayer y por boca de la presidenta, es que los estímulos se mantendrán por “un tiempo”, mensaje recibido con agrado por los inversores en muchos casos huérfanos de banco central.

En China, fuente de preocupación del momento, según dónde se mire se entiende una cosa u otra. Atendiendo a los datos oficiales, la actividad manufacturera de marzo se mantiene en zona de expansión, mientras que si se lee el PMI elaborado por HSBC, la misma actividad sigue cayendo hasta 48 puntos (terreno contractivo) debido a la debilidad de la demanda doméstica. A partir de esto cada uno puede extraer sus propias conclusiones.

Por último para hoy, decir que Francia y España empiezan a compartir algo más que la frontera pirenaica. ¿El qué? Primeros ministros y alcaldes capitalinos nacidos en la península ibérica, así como incumplimiento del objetivo de déficit en el total de 2013, de poco más de una décima en el caso nacional y de dos en el galo. Por el contrario, aunque las similitudes entre portugueses y españoles son más pronunciadas, el vecino atlántico ha sido capaz durante el año pasado de controlar la diferencia entre ingresos y gastos públicos, situando el descubierto de las finanzas públicas en el 4,9%, un 0,1% menos del tope marcado por Europa y que supone un hito en un país fuertemente castigado por la crisis de deuda continental.

Buen día,

Amílcar Barrios Vilallonga
Dirección de Inversiones

Contenido relacionado

¿Tienes alguna pregunta?

Si tienes alguna duda puedes ir a nuestra sección de preguntas frecuentes.
 
También puedes:
 
● llamarnos al 900 827 770 o 917 02 02 74
● enviarnos un mail a tressis@tressis.com