BLOG
23/05/2014 AUTOR: Amílcar Barrios Vilallonga Morning meeting

La decepción de los PMI fue amortiguada por Jens Weidmann

Buenos días.

Paso a paso, la primera parada nos lleva al día de ayer en Asia. Varios han sido los meses de inestabilidad creciente que han terminado en golpe de Estado y creación de un gobierno militar en Tailandia, pero el mercado, a la vista del comportamiento de la bolsa del país y de la deuda, parece haber optado por premiar el atisbo de estabilidad. Mientras tanto, el PMI chino también tranquilizó a los mercados, dado que no sólo superó las estimaciones, sino que se alejó de los mínimos marcados el mes precedente hasta rozar la barrera de los 50 enteros.

El segundo escalón lo tenemos en Europa, donde la decepción de los PMI fue amortiguada por Jens Weidmann. El indicador compuesto para el conjunto de la zona euro registró su lectura más baja en dos meses debido al retroceso de las manufacturas, pues los servicios se situaron en su máximo particular desde verano de 2011, y por países más de lo mismo, dado que Alemania sigue con el oro colgado del cuello y Francia, además de ser la nota negativa, cae a terreno negativo en ambos subsectores. Sin embargo, esto quedó en nada debido a que el presidente del Bundesbank reafirmó su cambio de postura de cara a la actuación del BCE en materia de política monetaria excepcional, repitiendo la plena predisposición del organismo para hacer frente a un largo y peligroso periodo de baja inflación.

Las actas de la Fed, publicadas el miércoles, supusieron un frenazo a las expectativas de subidas de tipos de interés a la par que reflejaron el empeño de sus miembros por mejorar la política de comunicación, todo ello en un entorno de mejora económica continua de la actividad. La batería de indicadores conocidos ayer en EEUU, o bien cumplieron con las expectativas o bien las mejoraron, con la sola excepción de las peticiones semanales de desempleo, que repuntaron tras haber tocado el mínimo en siete años la semana pasada. A pesar de esto, el PMI manufacturero, la venta de vivienda de segunda mano y el índice de indicadores adelantados sí cumplieron con lo esperado.

Por último están las agencias de calificación crediticia y su renovada historia de amor con la periferia. Si ayer Fitch elevó la nota de Grecia a B con perspectiva estable en base a la mejora de las cuentas públicas y la reducción de las amenazas de iliquidez, S&P ha seguido a las otras dos con el rating español. Un día después de que el Tesoro colocara deuda a diez años por debajo del 3% por primera vez en su historia, la agencia incrementa a España a BBB con perspectiva estable parapetada en las buenas expectativas económicas del país.

De cara al fin de semana, las elecciones al Parlamento Europeo de esta semana tendrán una lectura indisociable de los efectos de la crisis, la austeridad y el hartazgo en varios países, pudiendo tener un efecto más que directo en las futuras decisiones de muchos gobiernos.

Buen fin de semana.

 

Amílcar Barrios Vilallonga
Dirección de Inversiones

Contenido relacionado

¿Tienes alguna pregunta?

Si tienes alguna duda puedes ir a nuestra sección de preguntas frecuentes.
 
También puedes:
 
● llamarnos al 900 827 770 o 917 02 02 74
● enviarnos un mail a tressis@tressis.com