BLOG
30/09/2013 AUTOR: Amílcar Barrios Vilallonga Morning meeting

El efecto de desgaste de la crisis

Buenos días.

Lo que comenzó como una crisis financiera trasladada a la economía real ha tenido varios factores imprescindibles para gestarse, acompañados después de oraciones a los Bernankes y Draghis de turno, pero es que cada día que pasa queda más y más claro que si ha habido un pilar elemental, ese ha sido y sigue siendo la impresionante falta de altura de miras de buena parte de la clase política internacional, al menos en lo relativo al mundo que se denomina a sí mismo desarrollado. Dos son ahora los problemas:

1º) Italia. Silvio Berlusconi, animal político y empresarial donde los haya, ha vuelto a dar una demostración de una asombrosa falta de sentido de Estado al obligar a los integrantes de su partido en el gobierno italiano a dimitir en un desesperado intento de evitar el avance de los procesos judiciales que pueden acabar con el expresidente en la cárcel. Esta nueva jugada maestra tiene algo diferente, que no es sino el que miembros de su partido se hayan atrevido a disentir de su jefe de filas por lo perjudicial que una nueva convocatoria electoral pueda tener para el país, que recordemos, aún no ha podido aprobar el prometido cambio electoral que facilitaría la gobernabilidad de una de las mayores economías de la UE. Así las cosas y por cortesía de Il Cavaliere, los mercados financieros, principalmente los de deuda periférica, vuelven a experimentar el dicho que reza “el dinero es miedoso”.

Pero es que la política ha sido la música que no ha parado de sonar durante estos días. Alemania sigue a la espera de conocer si habrá reedición de la gran coalición, el partido en el gobierno portugués ha sufrido en carne propia, esto es, en clave electoral, el efecto de desgaste de la crisis, y Grecia, consternada como lleva en los últimos años, ha decidido descabezar al partido ultraderechista por un amplio acopio de delitos.

2º) EEUU. Si no es extraño asistir a nuevos casos como el italiano en el Viejo Continente, la distancia atlántica no hace de salvaguarda en lo que es la escasez de calidad política. Enzarzados en una batalla ideológica sin fin, republicanos y demócratas se han propuesto agotar hasta el último cartucho que concluye tan tarde como mañana mismo, con el cierre cuasi-total de las oficinas federales y enviar de vuelta a casa a 800.000 funcionarios, todo por la reforma sanitaria conocida como Obamacare. No olvidemos que además tenemos otro enfrentamiento a la vista entre ambos partidos, previsto para final de mes debido a la negociación del techo de deuda.

Dando ya por finalizado septiembre, el comienzo de mes traerá esta semana, como es costumbre, reuniones de bancos centrales en Europa y Japón o empleo norteamericano y PMIs/ISMs como principales referencias macroeconómicas, de las cuales ya hemos conocido el PMI HSBC manufacturero chino por debajo de las expectativas, o la caída de la producción industrial nipona durante agosto.

Buen día.

 

Amílcar Barrios Vilallonga
Dirección de Inversiones

Contenido relacionado

¿Tienes alguna pregunta?

Si tienes alguna duda puedes ir a nuestra sección de preguntas frecuentes.
 
También puedes:
 
● llamarnos al 900 827 770 o 917 02 02 74
● enviarnos un mail a tressis@tressis.com