En el Mundo de las Finanzas
hay que estar al día

El discreto encanto del rescate español

El discreto encanto del rescate español

Comparte este post:
Cotizalia - Telón de Fondo

Habrán visto ustedes que, en las películas de mafiosos, siempre que hay que “solucionar” un “problema” se dice eso de: “… pero hazlo discretamente”. Pues yo apostaría a que ha habido una escena parecida en alguna de las reuniones de alto nivel de los líderes europeos. España es demasiado grande para ser rescatada a plena luz del día. Así que había que hacerlo “discretamente”. Pero no es una mala noticia. Más bien todo lo contario. Si funciona, claro.

Para empezar, lo obvio, pero que no debe pasarse por alto por su importancia: en un país en el que lo que más hay son bares y bancos, que haya un rescate oficial de la banca es como rescatar un altísimo porcentaje del PIB, teniendo en cuenta, además, que los bancos no son sólo los bancos, sino que también representan como acreedores, y en algunos casos como accionistas, al otro sector de referencia de la economía española: el ladrillo. Al haber estado basado el modelo de negocio español en el Monopoly, la banca y sus casitas verdes y rojas ocupan una parte importante del tablero. Y ahí no había solución “discreta” posible. El FROB se hizo discretamente. Tan discretamente que no sirvió para nada, o incluso empeoró el problema, como predije hace tiempo en “La solución de las cajas, de espectáculo inmoral a surrealista” (16/04/2011).

Así que, ahora hay que salir con la metralleta, a plena luz del día y liquidarse las entidades “tóxicas” de una ráfaga, ráfaga que al realizarse en hora punta pilla mucha víctima colateral inocente que pasaba por allí, es decir, los empleados de los bancos liquidados, los tenedores de acciones preferentes, de bonos subordinados, de convertibles, etc. Por el contrario, los “capos” de la banda a liquidar ni cayeron en la acción “discreta” -el FROB- ni caerán en esta, porque ya están bien escondidos en discretas residencias con sus protectores políticos (“saben demasiado”) y con sus millonarias indemnizaciones a buen recaudo. Pero en fin, banca rescatada. Y de forma oficial. Con sus hombres de negro y todo.A continuación vino LA PREGUNTA: ¿y el resto? ¿habrá rescate TOTAL? Han corrido torrentes de tinta, ha habido horas de tertulias para debatir algo que realmente no era para tanto porque España simplemente iba a ser rescatada -y está siendo rescatada-, pero de forma “discreta”. Por la puerta de atrás, vaya. E insisto: a día de hoy hay que felicitar a los políticos europeos y al señor Draghi por la idea. Porque está empezando a funcionar.El objetivo fundamental de un rescate en una crisis como la actual, que es de confianza crediticia, es que un país pueda financiarse, o sea, pedir dinero prestado al mercado y que pueda hacerlo a un tipo de interés razonable. ¿Que casi nadie quiere prestar dinero a Grecia, Portugal o Irlanda y, además, los que lo hacen piden elevadísimos intereses para compensar el riesgo que corren? Pues se lo presta la troika y santas pascuas. Pero claro, prestárselo a una economía con el tamaño de las deudas que tiene España, movimiento que muy probablemente obligará a tener que prestárselo también a Italia, y todo “low cost”, a cargo del contribuyente europeo, pues como que podía reventar todo el invento.Así que se procede a desarrollar un plan que más que alemán, si es que lo es, más bien parece florentino. A lo mejor el italiano de esta película, el señor Draghi, tiene mucho que ver con ello. En mi visión de los hechos, el plan ha sido el siguiente:1)      Enseñemos el dinero Nada para no tener que poner dinero como tenerlo y enseñarlo. Esto pasa mucho en banca privada. Si tienes un buen patrimonio financiero líquido puedes apalancarte –endeudarte- a tipos bajísimos y multiplicar tu capacidad de inversión. En el caso europeo, la cuestión no era apalancarse, sino enseñarle al mercado que si hay que hacer un rescate se hace y punto, que aquí hay todo el dinero que haga falta, y más. Ahí están los fondos de rescate. Perfecto. Yo siempre lo digo: con los mercados, acciones contundentes (lo que han tardado en darse cuenta, por Dios).2)      Enseñemos músculo

Nada como la amenaza de intervención masiva de un banco central para que no sea necesario hacerla y obtener los mismos resultados. La verdad es que al señor Draghi le deben tener respeto, porque su amenaza fue más bien “light” y sus primeros disparos están siendo con pelotas de goma: compras nada masivas y en un tramo de la curva que no es el de referencia para la prima de riesgo. Pero está funcionando. Para ponerse cortos en deuda española o italiana ahora hace falta cierto valor. Y estas cosas se retroalimentan, para bien igual que para mal. En este caso para bien: una bajada de casi 250 puntos básicos (2,5%) en la rentabilidad del bono a diez años, que implica una fuerte subida del precio del bono -pues son magnitudes que se mueven de forma inversamente proporcional-, produce pérdidas muy dolorosas en los que estaban “cortos” en el bono español, es decir, los que apostaban porque seguiría bajando de precio. Y claro, como la prima de riesgo se define como el diferencial del bono español a diez años con el alemán a mismo vencimiento, ya saben cuál es el feliz resultado: baja la prima de riesgo.

3)      El rescate, por la puerta de atrás 

Si todo lo anterior sigue funcionando o incluso se potencia -como, por ejemplo, el señor Dragui dando caña el viernes diciendo que hará “…todo lo que sea necesario” y ese tipo de cosas que tanto gustan a los mercados-, la prima de riesgo seguirá bajando, aunque no esperemos tampoco maravillas, y ¡bingo! el Estado empieza a tener que pagar menos en las subastas de deuda y obtiene el dinero que pide sin demasiada dificultad. El mismo resultado que con un rescate “oficial”: financiación suficiente a tipos de interés razonables. 

Y la prueba del algodón de que esto es un rescate como un piano, aunque no sea oficial, es que la contrapartida es la misma: reformas y control presupuestario. En otras palabras, todo lo anterior se hace a cambio de poner en práctica más o menos las mismas reformas que se han pedido a los países con rescates oficiales, solo que son algo más “light” -España no es Grecia- y se juega como a que se van negociando duramente y una a una. Pero al final tenemos el mismo paquete de exigencias que en un país rescatado. Es más, el señor Draghi lo dice explícitamente: yo avalo, sí, pero ustedes dan garantías, es decir, supervisión bancaria del BCE para que no se vuelva a repetir lo que ha ocurrido en el sector financiero español -ya era hora-, control presupuestario similar -están en ello- y, a cambio, rescate discreto. “So far, so good”.

Es una buena noticia. Han hecho falta muchas tardes y mucho dinero para que los políticos europeos entendieran a los mercados que les prestan dinero. Y un poco de suerte, como ha sido que se fuera Trichet y llegara “súper Mario”, que está demostrando ser mucho más inteligente y, encima, buen conocedor de los mercados. Si el rescate discreto funciona, podríamos estar viendo el principio del fin del “círculo vicioso” de la economía europea y la entrada en el “círculo virtuoso” que describí en su día en “De círculo vicioso a círculo virtuoso”. Si no, habrá que ir al “oficial”, y tener que rescatar a España a la luz del día es cuanto menos una opción peligrosa, sobre todo, porque podría ser contagiosa.   Ojalá funcione el rescate por la puerta de atrás, porque ¡qué ganas tenía de escribir algo bueno sobre España después de varios años de insistir machaconamente que en deuda pública o renta variable española no hay que invertir ni un euro! A ver si la sutileza florentina y el “know how” del señor Draghi funcionan y el plan tiene éxito. Y aviso a navegantes: no es cuestión baladí. Acertar en cuál va a ser el resultado del proceso y el timing de los posibles ajustes de cartera va a ser básico para estar el año que viene a la cabeza de la rentabilidad, en el pelotón, o de coche escoba.

 

Leer entrada original

Dejar comentarios

Deja Tu Comentario