BLOG
16/05/2014 AUTOR: Amílcar Barrios Vilallonga Morning meeting

El boletín mensual del BCE

Buenos días.

Los nervios se volvieron a apoderar ayer de unos mercados financieros nunca –y ahora menos– acostumbrados a los sobresaltos de última hora, ya provengan de la esfera económica o, muy especialmente, de la política. El mejor ejemplo de esto último lo encontramos en la actualidad de Grecia, que tras varios meses mejorando a la sombra, ayer dio una lección de cómo saber dispararse en un pie y echar por tierra todo el trabajo realizado. El anuncio, luego desmentido con rotundidad, de un impuesto retroactivo a los tenedores extranjeros de deuda estatal, fue recogido con estupefacción y ventas por los inversores, dentro y fuera de Europa, en renta fija y renta variable.

Pero no todo el demérito corresponde a los rumores que salen de Grecia, pues la marcha de la actividad en Europa también realizó una gran aportación a las caídas. El PIB de la zona euro crece dos décimas en el primer trimestre del presente año, con Alemania y ¡España! al frente, Francia frenando, e Italia, Holanda o Portugal lastrando. Aparte de la Europa de las dos velocidades con un periférico en el medallero, llama la atención que al tiempo que España ha potenciado las exportaciones, el consumo doméstico ha sido el mayor contribuidor en Alemania, todo un cambio de papeles Norte-Sur. Además está el IPC del área única, que de nuevo consolida el 0,7% y provocará un amplio debate en el seno del BCE de cara a la reunión del próximo mes … o al menos la teoría indica que así debería ser.

Por otro lado está el boletín mensual del BCE correspondiente a mayo. En éste, las autoridad bancaria afirma estar preparada para actuar con rapidez en caso de ser necesario, una vez más palabras que esconden la duda o esperanza de que hay plena predisposición a intervenir en el mercado para salvaguardar al euro y sus miembros.

En EEUU hubo una batería de indicadores mixtos, y decimos mixtos en lugar de positivos porque la decepción de la evolución de la producción industrial fue más que suficiente para enseñar los nervios de los inversores. Estos obviaron otras señales de fortaleza como pueden ser la menor cifra de subsidios semanales de desempleo en siete años, el máximo del indicador regional de actividad de Nueva York desde junio de 2010, e incluso un IPC, que en el 2%, también muestra el camino de la recuperación sin asistencia monetaria.

Para terminar la semana nos desplazamos tan lejos como a Japón. Allí, la lectura del PIB de los tres primeros meses de 2014 deja muy buenas sensaciones, pero escondiendo trampas. Es cierto que el crecimiento ha sido el más fuerte desde el 3T11, pero también la posibilidad de que muchas de las compras hayan sido anticipadas antes de la subida del IVA del 5% al 8%.

 

Buen fin de semana.

 

 

Amílcar Barrios Vilallonga
Dirección de Inversiones

Contenido relacionado

¿Tienes alguna pregunta?

Si tienes alguna duda puedes ir a nuestra sección de preguntas frecuentes.
 
También puedes:
 
● llamarnos al 900 827 770 o 917 02 02 74
● enviarnos un mail a tressis@tressis.com