BLOG
11/10/2013 AUTOR: Amílcar Barrios Vilallonga Morning meeting

Aún habrá que esperar

Buenos días.

Un ligero cambio de tono. Eso es lo que necesitaban los mercados por parte de los partidos demócrata y republicano para recuperar parte del terreno cedido durante los últimos días, si bien es cierto que el nombramiento de Yellen al frente de la Fed ha sido otro impulso, debido a las credenciales acomodaticias de la primera mujer que dirigirá esta institución.

A pesar del entusiasmo desmedido que desprendía la reunión entre Obama y la oposición durante la noche de ayer, el encuentro, como era de esperar, se convirtió en una primera toma de contacto y finalizó sin acuerdo a pesar de que al menos esta vez existen propuestas. Ante la exigencia de Obama de finalizar el shutdown y permitir el incremento del endeudamiento, los republicanos, que también viven de hacer política, ofrecen seis semanas de gracia, es decir, aumentar el techo de endeudamiento federal ese periodo para negociar sin la presión de la suspensión de pagos. Hoy, incluso se especula con la posibilidad de alcanzar un punto intermedio, pero las experiencias previas invitan a pensar que aún habrá que esperar, quien sabe si hasta el último minuto, para que republicanos y demócratas puedan vender el acuerdo como una victoria.

En lo que siguen las negociaciones, son cada vez más y más los que alzan la voz para denunciar esta situación, ya sean los propios políticos norteamericanos, organismos internacionales, acreedores de EEUU, inversores de todo tipo y un largo etcétera a los que resulta francamente complicado entender que algo así pueda suceder cada cierto tiempo, más aún ahora que la economía estadounidense sigue necesitando los estímulos de la Fed.

El que era hasta hace bien poco el otro punto de fricción, Italia, mejora en silencio. A pesar de seguir a la espera de comprobar si Berlusconi es expulsado del Senado, los mercados vuelven a mirar con buenos ojos hacia el país de la bota, tal y como demuestra el comportamiento de la deuda pública, así como el de subastas como las letras a un año colocadas ayer, para las que el Tesoro transalpino conseguía reducir costes e incrementar demanda.

Para concluir con esta semana, una de bancos centrales. El Banco de Inglaterra, dirigido por el canadiense Carney, decidió en su reunión de ayer aplicar aquello de no tocar lo que funciona, tanto en tipos como en importe de compra de activos. De vez en cuando conviene recordar que no hace mucho de los momentos en los que el Reino Unido parecía ahogado por la inflación y el déficit, pero la acción decidida del BoE con políticas monetarias ultra-expansivas, ha permitido a la isla disfrutar de una tenue pero cierta mejora

Buen fin de semana.

 

Amílcar Barrios Vilallonga
Dirección de Inversiones

Contenido relacionado

¿Tienes alguna pregunta?

Si tienes alguna duda puedes ir a nuestra sección de preguntas frecuentes.
 
También puedes:
 
● llamarnos al 900 827 770 o 917 02 02 74
● enviarnos un mail a tressis@tressis.com