BLOG
26/09/2014 AUTOR: Amílcar Barrios Vilallonga Morning meeting

«Aquí estoy yo»

Buenos días.

Varios factores confluyeron ayer para las caídas de los mercados, empezando por los rumores sobre la resurrección del «exprópiese», ahora en Rusia, siguiendo con las salidas no confirmadas de renta variable norteamericana por parte de inversores institucionales capaces de mover el mercado, o terminando por los omnipresentes dirigentes de bancos centrales, que cambiando una coma son capaces de remover cualquier cimiento financiero.

Empezando por estos últimos, las declaraciones de Mario Draghi no dejaron nada nuevo que no dijese el día anterior acerca de la inflación en la zona euro o la posibilidad de aplicar medidas no convencionales. Pero quién si volvió a dejarnos un «aquí estoy yo» fue Mark Carney, dirigente del Banco de Inglaterra y que volvió a lanzar un mensaje de subida de tipos en el Reino Unido antes de lo que el mercado espera, bien sea para meter el miedo en el cuerpo, bien para que los inversores vayan interiorizando la inevitable vuelta a la realidad.

Seguimos con el BCE, porque las críticas a la tradicional ortodoxia empiezan a coger otra forma. Es ahora Alemania, desde el gobierno, la que critica la puesta en práctica del programa de compra de activos al entender que se trata de una financiación «de tapado» para los Estados, cuando lo que hace falta, y hasta cierto punto puede no faltarle razón, es aplicar las reformas prometidas. Este ataque no ha venido sólo, pues el FMI advierte del exceso de celo a la hora de redactar la nueva legislación bancaria europea, que puede abrir las puertas, una vez más, al hecha la ley, hecha la trampa … y entretanto el dólar en 1,275, cota vista por última vez en noviembre de 2011.

En EEUU sobran por hoy los comentarios acerca del rumbo de la Fed, por lo que nos centraremos en los indicadores económicos. Positivos puesto que las solicitudes semanales de desempleo parecen haberse instalado por debajo de la barrera psicológica de los 300.000, mientras que la caída de los pedidos de bienes duraderos exige unos segundos de reflexión: el dato anterior creció de forma espectacular debido a un pedido puntual de Boeing, de ahí la fuerte caída experimentada en agosto, pero eliminando transporte del agregado, éste creció siete décimas.

Para concluir con la semana nos vamos a Japón, dónde su banco central, el BoJ, no está consiguiendo el ansiado objetivo que se había marcado el presidente Abe, que no era otro que sacar al país de la crisis, pero para lo que primero necesitaba generar inflación, como así está siendo; el último dato refleja una subida del subyacente del 1,3%, lejos del objetivo del 2%, por lo que cabría esperar algún movimiento aunque sólo sean en declaraciones al más puro estilo europeo.
Buen fin de semana.

Amílcar Barrios Vilallonga
Dirección de Inversiones

Contenido relacionado

¿Tienes alguna pregunta?

Si tienes alguna duda puedes ir a nuestra sección de preguntas frecuentes.
 
También puedes:
 
● llamarnos al 900 827 770 o 917 02 02 74
● enviarnos un mail a tressis@tressis.com