En el Mundo de las Finanzas
hay que estar al día

Renta fija: un enfoque flexible para invertir en fases volátiles

Renta fija: un enfoque flexible para invertir en fases volátiles

Comparte este post:
Ante la perspectiva de volatilidad continuada en los mercados financieros, creemos que un enfoque flexible de asignación de activos puede ser una solución ideal para el inversor en renta fija.

El BNY Mellon Euroland Bond Fund cubre todo el espectro de títulos: puede invertir en deuda pública y crédito de categoría grado de inversión, y tomar posiciones limitadas fuera del índice de referencia en deuda high yield y de emisores emergentes. La clave del éxito del Fondo ha sido su capacidad para adaptarse a todo tipo de situaciones en los mercados, eligiendo la composición de cartera más adecuada en cada caso.

“A un fondo circunscrito exclusivamente a la deuda pública o privada, le hubiera resultado imposible aprovechar  la evolución de las condiciones de mercado de 2008 y 2009”

Para hacernos una idea de la evolución de los mercados de renta fija en el pasado reciente, basta con comparar 2008 y 2009, dos años diametralmente opuestos; este periodo ilustra claramente que el posicionamiento activo de la cartera ha sido un factor crucial a la hora de proteger el capital invertido y generar rendimiento. 2008 fue un año demoledor para los mercados de crédito, dominado por la huida de los inversores hacia los mercados de deuda pública percibidos como seguros, como por ejemplo los títulos del Tesoro estadounidense o los Bunds alemanes. En cambio, 2009 fue escenario del retorno de los inversores a los mercados de crédito, que tras sus fuertes caídas presentaban diferenciales históricamente altos y ofrecían rentabilidades reales atractivas. Navegar con éxito durante este difícil periodo requirió tomar decisiones correctas de asignación de activos: sobreponderar fuertemente la deuda pública a lo largo de 2008 y volver al crédito en el primer trimestre de 2009. Esto fue exactamente lo que hizo el BNY Mellon Euroland Bond Fund, que generó retornos del 8,19% en 2008 y del 13,52% en 2009.

A un fondo circunscrito exclusivamente a la deuda privada, o cuyo mandato sea invertir tan solo en deuda pública o privada , le hubiera resultado imposible aprovechar esta evolución de las condiciones de mercado. Los fondos de renta fija flexibles como el BNY Mellon Euroland Bond Fund cuentan con las herramientas necesarias para lograr un doble objetivo: proteger el capital del inversor, y maximizar su rendimiento en unos mercados financieros que, en nuestra opinión, continuarán siendo volátiles.

Sasha Evers
Director General, BNY Mellon Investment Management
Sucursal en España

Dejar comentarios

Deja Tu Comentario