En el Mundo de las Finanzas
hay que estar al día

Los días pasan pero pocas cosas cambian

Los días pasan pero pocas cosas cambian

Comparte este post:
Morning meeting del 29 de mayo de 2012

Buenos días.

Los días pasan pero pocas cosas cambian. Ya resulta difícil echar la vista atrás y tratar de recordar cuántas son las semanas en que España se unió a Grecia para convertirse en el cotitular de cualquier periódico, radio, telediario… y lógicamente no me refiero al éxito de nuestra imagen exterior. El día de ayer empezaba con un tono muy positivo por el cambio en la intención de voto de los electores helenos, pero los mercados cambiaron rápidamente el rumbo a cuenta del sector financiero español en general y de Bankia en particular: a excepción de la Bolsa de Atenas, que cerró con un +6,7%, el resto de índices acabaron cediendo terreno al cierre, pero no así los de EE.UU., cerrados por el Memorial Day.

La restructuración de la banca española está siendo el principal motivo de que la tensión se traslade a los mercados de deuda y así veamos cómo la prima de riesgo va de récord en récord (ayer 511 pb) y tiro porque me toca. A pesar de los frentes que tiene abiertos (Argentina, Gibraltar…), Rajoy salió para intentar convencer al mercado de que no permitirán que caigan bancos ni CC.AA.; tan solo en fijarse en el efecto arrastre que tiene el sector financiero sobre el Ibex podemos comprobar lo verdaderamente necesario que es “coger el toro por los cuernos”, tal y como dijo.

Como todos los lunes esperábamos la publicación de la intervención del BCE en el secundario de renta fija y así ver si consideran oportuno impedir el tensionamiento de dicho mercado y atender a los ruegos de políticos, economistas y ciudadanos de a pie. Pues no, undécima semana sin comprar deuda. ¿Será por aquello del moral hazard?

Siguiendo con la Europa de la deuda y para terminar, podríamos decir que los mercados, temporalmente, pueden dar un respiro a unos u otros pero no perdonan. El Tesoro italiano acudía ayer al mercado de capitales de manera que dispondríamos de un medidor de eso que se ha bautizado como contagio y ciertamente parece real; emisiones a 2, 5 y 10 años que no se salvan de la quema del miedo a lo periférico visto el incremento en los tipos de interés exigidos a Italia.

Buen día

Amílcar Barrios Vilallonga
Gestión de Carteras

Dejar comentarios

Deja Tu Comentario