En el Mundo de las Finanzas
hay que estar al día

La incertidumbre política pasa factura

La incertidumbre política pasa factura

Comparte este post:
Morning meeting del 25 de mayo de 2012

Buenos días.

El verde se extendió por los parqués europeos ante los rumores de que el BCE podría estar preparando una inyección coordinada de liquidez. Rumores que pesaron más que el mal sabor de boca que dejó un PMI manufacturero de China menor de lo esperado o la caída del índice de confianza empresarial alemán IFO, que indican una desaceleración económica.

En la misma línea la lectura preliminar de los PMI manufactureros de la zona euro muestra un mayor deterioro de dicha actividad para los próximos meses. Parece, señoras y señores, que el “juego” político entre los dirigentes europeos afecta a la economía real de TODOS los países que conforman la zona euro. La incertidumbre política pasa factura.

Ante este panorama económico es más factible que el BCE actúe, lo que sin duda mantiene el ánimo en los mercados financieros en las últimas sesiones. Aunque será difícil que las reacciones alcistas en las acciones europeas se mantengan sin un estímulo por parte de la autoridad monetaria, puesto que el conjunto euro carece de “autosuficiencia económica” para crecer. ¿Veremos pronto intervención del BCE? No es probable en el futuro más inmediato salvo que la situación se deteriore “más aún” con o sin Grecia. Mientras, cruce dialéctico entre las autoridades:  primeros ministros, similares y sucedáneos que reclaman a Draghi animarse con la compra de deuda pública; y Draghi devolviendo la pelota pidiendo mayores avances hacia una integración fiscal y política. Más de lo mismo.

Pero dentro del mercado de renta fija destaca la caída de las primas de riesgo de las curvas periféricas, así como el despertar de un mayor apetito por la cuisine française por parte de aquellos inversores que buscan rentabilidad (teniendo en cuenta que los bonos alemanes siguen en rentabilidades minimísimas) dentro de países core o semi-core (como podría ser el caso).

En el resto del mundo la vida sigue con un ojo puesto en Europa y otro en los temores a una desaceleración global (temas recurrentes), con EEUU y China que van haciendo lo que pueden para salvar sus muebles, y si no también les queda la esperanza de que sus banqueros centrales actúen, con la ventaja de que en los respectivos gallineros de Washington y Pekín no se hablan 17 idiomas.

Buen día,

Montserrat Formoso Fraga
Gestión de Carteras

Dejar comentarios

Deja Tu Comentario