En el Mundo de las Finanzas
hay que estar al día

Europa va a otra

Europa va a otra

Comparte este post:
Morning meeting del 23 de octubre de 2013

Buenos días.

Acostumbrados como estamos a sufrir reveses y sobresaltos, ajenos a los mercados o no, resulta del todo chocante comprobar que la atención de los mercados esté centrada casi en exclusiva en los indicadores macroeconómicos o en noticias empresariales no amarillistas.

El dato de paro estadounidense de septiembre apuntaba desde bien pronto por la mañana a convertirse en el catalizador de la sesión y así fue. La tasa de desempleados de EEUU ha caído a niveles mínimos desde noviembre de 2008, pero una vez más, no ha sido debido a la fortaleza del mercado laboral, es decir a la creación de puestos de trabajo, sino a la pérdida de motivación de parados norteamericanos que han decidido darse de baja en las listas oficiales. Y esto es septiembre, que no olvidemos que el impacto del famoso shutdown se va a notar a partir de este mes.

La reacción más llamativa en el mercado es la referente a la Fed. La tasa de paro ha bajado, sí, pero en la medida en que la creación de trabajo no alcance niveles aproximados de 200.000 nuevos puestos cada mes, menguan las posibilidades de que dé comienzo la retirada de estímulos del QE3, sensación o apuesta que el mercado recoge con alzas en la bolsa, como el nuevo máximo histórico marcado ayer por el S&P. La otra inmediata consecuencia pesa sobre la divisa norteamericana, que con cotizaciones al filo de los 1,38, sigue en cotas no vistas en los dos últimos años.

Europa va a otra. Nadie ha sido ajeno a las turbulencias de la banca europea durante el último lustro, y de ahí que desnudar sus carencias (y desde luego mostrar sus fortalezas) sea un ejercicio imprescindible para la recuperación de la confianza en el sector, tanto en la periferia maldita, como en la Europa que conforma el núcleo, porque la debilidad de los balances bancarios no es patrimonio periférico. Para empezar a sentar las bases de este proceso, el BCE ya ha anunciado que exigirá un 8% de capital a todas las entidades, lo que también le valdrá para dar los primeros pasos como supervisor único.

A nivel micro, la fauna tecnológica miraba atentamente hacia Cupertino para observar en tiempo (casi)real los nuevos productos de Apple, unos como consumidores, otros como analistas que decidirán en qué medida estos avances permitirán a la compañía seguir inundando el mercado con sus productos. Aquí en el Viejo Continente, la atención sobre las compañías giraba en torno a la presentación de resultados dispares de algunas como Lufthansa, BHP Billiton o Novartis.

Buen día.

Amílcar Barrios Vilallonga
Dirección de Inversiones

Dejar comentarios

Deja Tu Comentario