En el Mundo de las Finanzas
hay que estar al día

El mundo no se va acabar pase lo que pase con las elecciones griegas

El mundo no se va acabar pase lo que pase con las elecciones griegas

Comparte este post:
Morning meeting del 13 de junio de 2012

Buenos días.

El mundo no se va acabar pase lo que pase con las elecciones griegas.

No se va a terminar porque, entre otras cosas, los bancos centrales no lo van a permitir. Esta expectativa, la de mayores estímulos por parte de las autoridades monetarias, animó ayer el parqué de Wall Street. Horas antes las bolsas europeas habían cerrado al alza, a excepción de la italiana que cerró con caídas y la española que lo hizo plana.

La volatilidad en la renta variable vino acompañada de mayores tensiones en el mercado de renta fija: el bono a 10 años español alcanzó niveles récord en toda la historia del euro acercándose peligrosamente al 7%; y al igual que ocurrió en noviembre de 2011 cerca de esos niveles el castigo se generaliza y aumentan las rentabilidades exigidas a las curvas de los países core: así vemos la rentabilidad del bono alemán aumentar hasta el 1,5%. ¿No hay lugar para esconderse? Si se cumplieran las palabras poco acertadas de Lagarde, directora gerente del FMI, poniendo fecha de caducidad al euro si no se toman medidas, no habría lugar.

La gravedad de la situación es, paradójicamente, uno de los argumentos para tratar de ver el vaso medio lleno en aras de que “algo tienen que hacer”. Esta mañana el Financial Times recoge dos anuncios importantes: primero, la posibilidad de que la UE rebaje las exigencias a Grecia; y segundo, las declaraciones del líder de Syriza afirmando que su partido no quiere que Grecia salga del euro, sino que las condiciones impuestas sean más livianas. ¡Qué fácil parece todo sobre el papel!

Y más sobre rescates, pero en esta ocasión el de España. Bueno, igual debería decir “apoyo a la recapitalización”, “refuerzo al capital bancario” o lo que quieran, pero la verdad es que nos han dejado dinero (unos 100.000 millones de eurillos) y habrá que pagarlo al 3% de interés, con 5 años de carencia y amortizable en 15 años. Y será a través del Frob como este dinero llegará a los bancos que tendrán que adquirir convertibles y pagar (al Frob) más de un 8,5% de interés.

¿Y cuándo se relajará el coste exigido a nuestra deuda y, con ello, la prima de riesgo? Habrá que esperar a las elecciones griegas, aunque no es seguro que el domingo el destino heleno se decida definitivamente; o a que las dos agencias independientes digan a cuánto asciende el agujero de la banca española; o que los astros se alineen para que Alemania sea menos Alemania; y cómo no, a que los políticos en Europa dejen de ser tan políticos: ayer la Ministra de Finanzas de Austria señaló a Italia como el próximo país en pedir ayuda… Señor Monti, qué mal sabe su propia medicina.

Buen día,

 

Montserrat Formoso Fraga
Gestión de Carteras

Dejar comentarios

Deja Tu Comentario