En el Mundo de las Finanzas
hay que estar al día

Aceptamos barco

Aceptamos barco

Comparte este post:
Morning meeting del 1 de junio de 2012

Buenos días.

Día aciago el de ayer en referencias macro, principalmente las llegadas desde EEUU tras publicarse unos datos del mercado laboral con un cierto toque amargo. Además, el índice que mide la actividad manufacturera de la región de Chicago (que elabora la Fed de Chicago) descendió en mayo hasta los 52,7 (vs 56,2 de abril y 56,8 esperados). Un poco más lejos, en China, conocimos el dato adelantado de actividad manufacturera de la mano del PMI que retrocedió en mayo hasta los 50,4 puntos (vs 53,3 de abril y 52,2 esperados). ¿Qué lectura podemos extraer de esto? Pues que los dos grandes bloques económicos no son inmunes al gallinero europeo y que los bancos centrales de los respectivos países aún no pueden irse de vacaciones puesto que mantienen en la manga la posibilidad de nuevas rondas de estímulo.

¿Y qué pasa con España? Nuestro país sigue en el epicentro de la crisis, aunque compartiendo protagonismo con las encuestas sobre la intención de voto en Grecia para el próximo 17 de junio y el referéndum celebrado ayer en Irlanda, donde, de momento, ha ganado la abstención puesto que la participación no ha alcanzado el 50%.

Ayer nos volvieron a tirar de las orejas en Europa, esta vez fue el turno de Mario Draghi quien vino a decir más o menos que los gobiernos van listos si piensan que va a ser el BCE y su política monetaria quienes llenen el vacío de la falta de acción de los gobiernos en el frente estructural, así como la falta de gobernanza en la Eurozona. Luego afiló colmillos y se despachó a gusto con España afirmando que las cosas con Bankia no se podrían haber hecho peor  y como consecuencia el coste de hacerlas bien -aunque tarde- será mayor, el Ejecutivo español, según sus palabras, “subestimó los problemas”.

Aceptamos barco. Sí, las palabras de Draghi son una obviedad (¡porque el tema Bankia tiene narices!), pero como dice la canción everybody needs someone to love, o al menos una mano y no precisamente al cuello. Y ahí tienen a Merkel que ayer “dio un poco de amor” a Rajoy pidiendo un poco de confianza para su política ante unos problemas que ha heredado. La jefa merkeliana parece aplicar la estrategia del palo y la zanahoria. Y si no se tiene amor se mendiga si hace falta, como Santamaría buscando el apoyo de Lagarde en el FMI o del mismo Geithner desde el Tesoro americano.

Hoy continuará la emoción: seguirá el ruido en Europa esperando la opinión oficial de los irlandeses sobre el proyecto europeo, seguirá la macro, y seguirá la incertidumbre.

Sin noticias de reforma financiera.

Buen día,

Montserrat Formoso Fraga
Gestión de Carteras

 

Dejar comentarios

Deja Tu Comentario